El Banco Central acordó con la UIA avanzar con un procedimiento estandarizado 
para dar respuesta a la necesidad de dólares de las empresas

Nacionales 06 de junio de 2020 Por Nahuel Sirimarco
El presidente de la entidad monetaria, Miguel Pesce, mantuvo una reunión con la cúpula de la Unión Industrial Argentina en la que abordaron las nuevas reglamentaciones sobre el acceso al mercado de cambios
banco_central_img
BCRA

El Banco Central acordó este jueves una agenda de trabajo con la Unión Industrial Argentina (UIA) para superar los inconvenientes que puedan surgir para la actividad productiva del cumplimiento de la Comunicación A 7030, que dispone las condiciones de acceso al mercado único y libre de cambio.

En ese sentido, la autoridad monetaria establecerá un procedimiento estandarizado para dar curso a los pedidos de autorización de acceso al mercado de cambio a las empresas que deban importar insumos y se encuentren alcanzados por algunas de las condiciones establecidas.

Cabe recordar que la norma emitida el pasado jueves y limitó el acceso de las compañías al mercado mayorista de divisas, exigiendo que aquellas que cuenten con “activos líquidos originados en la formación de activos externos” dispongan primeramente de esos recursos antes de comprar nuevos dólares.

La entidad monetaria que conduce Miguel Pesce considerará los pedidos de las empresas que desarmen sus posiciones en operaciones de dólar Contado con Liquidación o dólar MEP, o mantengan posiciones en divisas en el exterior como parte de su operación comercial habitual

El Banco Central acordó una agenda de trabajo con la Unión Industrial Argentina para superar los inconvenientes que puedan surgir para la actividad productiva el cumplimiento de dicha norma.

Como parte de la conversación, la entidad monetaria que conduce Miguel Pesce considerará los pedidos de las empresas que desarmen sus posiciones en operaciones de dólar Contado con Liquidación o dólar MEP, o mantengan posiciones en divisas en el exterior como parte de su operación comercial habitual.

La reunión virtual se extendió por más de una hora con la presencia del presidente del Banco Central, Miguel Pesce; del presidente de la Unión Industrial Argentina, Miguel Acevedo, y del secretario de Industria, Ariel Schale.

También participaron por el BCRA el vicepresidente, Sergio Woyecheszen, y el director Arnaldo Bocco, y por la Unión Industrial Martín Cabrales, Miguel Ángel Rodríguez, Martín Rapallini y Diego Coatz.

Las autoridades de la UIA presentaron el análisis que realizaron los equipos técnicos de la institución sobre la comunicación A 7030. Allí establecieron los puntos críticos de la normativa que afectan al proceso productivo, particularmente sobre el flujo de exportaciones y el abastecimiento a costos competitivos.

Cabe recordar que la entidad industrial emitió un comunicado el miércoles en el que aseguró que su proceso productivo y comercio exterior resultaron afectados por las modificaciones que el Central impulsó recientemente en el mercado cambiario.

No hay que perder de vista que la medida del Central extendió también a 90 días previos y 90 días posteriores la restricción para acceder al mercado oficial de cambio a quienes realicen operaciones con dólar bursátil vía compra venta de Contado Con Liquidación (CCL) o Dólar MEP a través de títulos públicos en moneda local con liquidación en dólares.

Según la UIA, tal medida "impacta sobre el flujo de exportaciones y el abastecimiento a costos competitivos" y aseguró haber pedido a las autoridades nacionales que "se contemplen modificaciones dentro del nuevo esquema regulatorio".

En ese orden, la Cámara de Comercio y Servicios CAC emitió hoy una carta al Jefe de Gabinete Santiago Cafiero expresando la preocupación del sector “por el escenario en materia cambiaria que se abre tras la Comunicación A 7030”.

“Comprendemos que, bajo las condiciones macroeconómicas locales —que vienen deteriorándose desde hace ya largo tiempo—, haya sido necesario establecer un control de cambios para estabilizar el stock y flujo de reservas del Banco Central, el tipo de cambio y la Cuenta Capital, en especial, en un contexto de renegociación de deuda”, destacó la CAC.

Sin embargo, remarcó que en la Institución existe una manifiesta preocupación por la nueva normativa ya que el acceso al mercado cambiario por parte de aquellos sujetos que tengan activos líquidos originados en la formación de activos externos dependerá de la aprobación previa del Banco Central.

Según la CAC, “los criterios de aprobación no están definidos en la normativa, como tampoco los plazos máximos en los cuales el BCRA debería expedirse, lo que podría condicionar, en la práctica, el acceso directo a dicho mercado para quienes deban realizar pagos al exterior”.

En la carta dirigida a Cafiero la Cámara de Comercio señaló que más del 80% las importaciones son esenciales para la industria por lo que el eventual entorpecimiento de la operatoria de comercio exterior por las dificultades del acceso al mercado de cambios “dificultará la tan necesaria recuperación económica, imprescindible para la creación empleo”.

Por otro lado, indicaron al jefe de Gabinete que debería procurarse que estas medidas no generen una alteración al proceso de cumplimiento de contratos en ejecución por parte de muchos importadores.

Los criterios de aprobación no están definidos en la normativa, como tampoco los plazos máximos en los cuales el BCRA debería expedirse, lo que podría condicionar, en la práctica, el acceso directo a dicho mercado para quienes deban realizar pagos al exterior

“Entendemos que la nueva regulación apunta al cuidado de las reservas del Banco Central, pero la discrecionalidad que implica está generando profundas dudas en las operaciones de comercio exterior, especialmente en las referidas a las importaciones, ya que no es evidente para quienes realizan estas operaciones y los que deban realizar cancelaciones en el exterior cuál será el precio de las divisas a las cuáles se podría acceder o si tendrán que aplicar esos activos a las importaciones o depositarlos en el sistema financiero argentino”, cuestionó la CAC.

En tanto, señaló que “el control cambiario afecta negativamente a la competitividad externa, algo especialmente significativo para Argentina, que desde hace décadas es una economía signada por una limitada inserción internacional, lo que significa un lastre para sus posibilidades de desarrollo”.

Por último, la Cámara Argentina de Comercio solicitó al Gobierno que sería deseable que los criterios de aprobación de acceso al mercado de cambios por parte del Banco Central sean claros para evitar la discrecionalidad, entendiendo que la medida podría estar destinada originalmente, con muy buen criterio, a revertir posibles filtraciones a moneda extranjera que se hayan producido de las ayudas gubernamentales en el entorno de la pandemia del Covid-19”.

Te puede interesar