Acciones argentinas volaron hasta 25% en Wall Street y el S&P Merval trepó 9% tras mejora en propuesta del canje de deuda

Novedades 07 de julio de 2020 Por Mariano Garcia
Las acciones del sector financiero lideraron la disparada de los activos argentinos, que en algunos casos puntuales llegaron a saltar cerca de 40%. El índice líder S&P Merval avanzó hasta las 43.357 unidades. Hubo euforia entre los inversores luego de que el Gobierno presentó una nueva propuesta mejorada a los acreedores.
toro-wall-portadaa

Con un clima de gran euforia entre los inversores, las acciones argentinas registraron una de sus jornadas más exultantes de los últimos tiempos, al lograr subas récord de hasta 40% en Wall Street y cerca de 25% en la bolsa porteña, como reacción a la presentación de la tan ansiada nueva propuesta del Gobierno por la reestructuración de la deuda en moneda extranjera, que se encuentra mucho más en línea con las exigencias de los acreedores.

Luego de muchas idas y vueltas, de rumores y cortocircuitos algunos acreedores, la nueva propuesta, ya presentada ante la SEC de EEUU, contribuye a disminuir la incertidumbre y dudas que se habían instalado en el mercado en las últimas semanas. Si bien aún falta para poder evaluar de manera fehaciente la aceptación de este nuevo ofrecimiento, el Gobierno dio un paso importante ya que puso sobre la mesa una opción superadora a la anterior propuesta para que haya más adeptos, y con ello llegar a un acuerdo, coinciden operadores del mercado.

Desde el inicio de la jornada, las acciones del sector financiero lideraron el rally alcista en la bolsa de Nueva York, acentuado además por sólidos avances en las plazas globales: Grupo Financiero Galicia voló 22,8%, Grupo Supervielle saltó 22,7%, Banco Macro escaló un 22,5%, y el BBVA ganó un 20,9%.

Fuera del sector bancario, también sobresalieron las disparadas de Cresud (+39,8%), y de IRSA (+24,8%), mientras que Transportadora Gas del Sur creció 15,9%; y Pampa Energía ascendió 12,1%.

Durante la jornada, Mercado Libre llegó a superar un valor bursátil de u$s50.000 millones, aunque al cierre sus acciones se desinflaron a un avance de solo el 0,8% para finalizar con una capitalización de u$s49.510 millones.

0037827105

En Argentina, el índice líder S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) se disparó un 9%, a 43.339,57 unidades, con los papeles de Cresud, al tope de las ganancias: +23,4%. A continuación, aparecieron Grupo Financiero Galicia, con un 17,7%; Banco Macro, con un 16,5%; BBVA Argentina, con un 13,8%; Banco Supervielle, con un 13,1% y Central Puerto, con 12,4%.

Las únicas dos bajas correspondieron a Grupo Financiero Valores con -3,1% y Ternium, con -0,8%. El optimismo inversor se reflejó también en el nivel operado y el volumen negociado en acciones superó los $2.500 millones.

En tanto, el riesgo país medido por JP Morgan se hundió 5,2% a 2.378 unidades, mínimos en cuatro meses, por una fuerte suba en los bonos soberanos en dólares.

La nueva oferta de Argentina para reestructurar su deuda recibió un fuerte respaldo del mercado, que se recobró la ilusión de un acuerdo entre las partes antes de la extendida fecha límite de diálogo, el 4 de agosto.

La nueva propuesta incluye la emisión de un bono en dólares con vencimiento en 2030 con cupón de 1% o de un título en euros con vencimiento en el mismo año y cupón de 0,5% que se entregará por intereses devengados impagos de ciertos bonos elegibles, al tiempo que se achica el período de gracia de tres a un año y hay menor recorte de capital.

 "Es superadora en todo sentido a la presentada inicialmente, ya que baja el período de gracia, la quita de capital y aumentan las tasas de interés", evaluó Joaquín Candia, analista de Rava.

Dos fondos importantes como Gramercy Funds Management y Fintech Advisory, salieron este lunes a anunciar que respaldarían el acuerdo, aunque todavía no había señales claras de si obtendría la bendición del mayor bloque de acreedores, entre ellos BlackRock y Fidelity.

 La euforia el mercado traducida en la fuerte suba de las cotizaciones tuvo lugar el mismo día en que Ecuador acordó con sus acreedores, entre ellos los conocidos por Argentina, BlackRock y Ashmore, la renegociación de u$s17.400 millones de deuda. En el mercado los operadores se preguntaban si el flamante acuerdo que anunció el presidente Lenín Moreno por Twitter era buen augurio para Argentina.

Por lo pronto, la propuesta recibió apoyos no solo del mercado, sino también de empresarios y hasta de exfuncionarios macristas, como el exministro de Finanzas y expresidente del Banco Central, Luis Caputo, y el exdirector de la autoridad monetaria en la anterior administración, Pablo Quirno.

 Quien también se expresó fue el ex CEO del fondo de inversión Pimco y asesor principal de Gramercy, Mohamed El-Erian, quien consideró que la nueva oferta argentina a los acreedores “tiene una sólida oportunidad de anclar una de las mayores reestructuraciones de deuda soberana en la historia de los mercados emergentes”.

 En el ámbito local, el mundo empresario también dio las hurras. "Consideramos que el Gobierno a través del Ministerio de Economía, ha trabajado en una oferta justa y acorde a las posibilidades del país, que permitirá alcanzar el acuerdo con los acreedores y logrará que la economía argentina pueda retomar la senda del crecimiento", manifestaron los ejecutivos Alejandro Simón (ADIRA), José Urtubey (Celulosa Argentina), Marcelo Figueiras (Laboratorios Richmond), Martin Umaran (Globant), Daniel Herrero (Toyota Argentina), Martín Cabrales (Cabrales), Pablo Peralta (Grupo BST/Orígenes), Mara Bettiol (UART), y Fabián Castillo (FECOBA), en un comunicado en conjunto. Otro que se expresó por Twitter fue el empresario Jorge Brito, presidente de Genneia: "Quiero felicitar a Martín Guzmán por la propuesta, esperemos que alcance un nivel de aceptación óptimo y que el canje sea exitoso".

 De lado de los analistas del mercado también se valoró la iniciativa oficial. Adrián Yarde Buller, economista jefe del Grupo SBS, consideró que la oferta "tiene potencial para ser exitosa". "Cuenta con un valor presente en el rango de lo que creo que podrían aceptar lo fondos, está en línea con lo que puede pagar Argentina sin poner en riesgo la sostenibilidad e incluye mecanismos que incentivan la participación. Ojalá salga", sostuvo.

 "El balance riesgo retornó, sobre todo en la parte corta, parece ser atractivo y, dado que se mantiene la RUFO (Rights Upon Future Offers), y que hay endulzante para quienes entren antes del 4 de agosto, recomendamos aceptar la oferta de canje", comentaron desde Consultatio.

 "A esta altura está de más decir que la propuesta es buena. Se podría haber negociado mejor? Puede ser. No lo sabemos. Lo que sí sabíamos ex-ante era que ir a un nuevo default por u$s4/5 dólares adicionales por un tema de la sostenibilidad era un delirio. Esperemos que alcance", expresó Juan Ignacio Paolicchi, analista de Eco Go.

 Por su parte, el exfuncionario y economista Carlos Rodríguez sugirió al Gobierno que "en lugar de enojarse (en lo referido al tema de la deuda) debería entender que cuando se hacen las cosas bien, los mercados responden bien y empieza un circulo virtuoso. Miren los ADR!". "Hagan otro cambio en la dirección correcta y verán la respuesta!", escribió en su cuenta de Twitter.

 De todas formas, especialistas de Portfolio Personal Inversiones dijeron que "los grandes 'comittes' de acreedores aún mantienen cautela sin dar señales respecto a sus posturas de esta nueva oferta".

 La analista Siobhan Morden de Amherst Pierpoint indicó que "aún existe riesgo de que no se llegue a un acuerdo ya que esta última fase no fue negociada con el grupo conjunto Ad Hoc y Exchange Bondholder", y agregó que ambos, que poseen en conjunto bonos por cerca de 21.000 millones de dólares, podrían impedir un acuerdo. "Es una estrategia de mayor riesgo avanzar con una oferta final sin el consentimiento de acreedores mayoritarios", según Morden.

 Las conversaciones sobre la deuda habían progresado hasta alcanzar tensiones a mediados de junio, cuando los principales tenedores de bonos, liderados por BlackRock, Ashmore y Fidelity, criticaron al Gobierno por su falta de compromiso.

 "Teniendo en cuenta todo lo que está atravesando el país, parece una oferta bastante buena", dijo Alejandro Hardziej, de Pala Asset Management (un acreedor), aunque agregó que algunos tenedores de bonos podrían haber preferido un "cupón de PBI" que paga más si el crecimiento económico mejora.

 "La brecha de valoración con las últimas propuestas de tenedores de bonos se ha reducido considerablemente", afirmaron analistas del banco de inversión estadounidense Citi, estimando la diferencia en entre 4 y 5 centavos de dólar.

 Los analistas del Citi esperaban que una proporción "considerable" de acreedores que poseían los bonos de "intercambio" (reestructurados la última vez que Argentina incumplió) se adhieran al acuerdo, ya que el Gobierno evitó erosionar sus derechos legales.

 Sin embargo, podría no haber una aceptación tan alta de aquellos acreedores con bonos emitidos por el Gobierno de Mauricio Macri, ya que los nuevos títulos propuestos se emitirían bajo términos que ofrecen menos protección legal.

 Los activos argentinos recibieron además de la positiva reacción que despierta la última oferta a los bonistas, un envión externo ante un mayor apetito la riesgo por expectativas de una rápida recuperación económica en China y buenos datos económicos de Estados Unidos

Te puede interesar