Stiglitz marca rumbo anti mercado: madura gran licuación

Educación Financiera 03 de agosto de 2020 Por aldana reinoso
En el Líbano gran parte de los hogares están recibiendo tres horas de electricidad por día. Entró en default de su deuda de u$s 31.000 millones en marzo y está a la espera de un auxilio por u$s 10.000 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Su moneda se devaluó 80% en el año y la inflación en doce meses, a junio, fue de 90%. Colapsó.
default_crop1591147364356_crop1596415012742.jpg_258117318

Por su difícil situación política, el Hezbollah ejerce un rol importante, se ve al Líbano como la nueva Venezuela. Hasta anoche la decisión del gobierno argentino era no extender la oferta a bonistas que vence mañana y dejar de negociar por seis u ocho meses. Para fuentes financieras en Nueva York consultadas ayer, ello era una simple amenaza. Una más. La baja adhesión, bastante menor al 40%, no debería haber sorprendido a nadie dado que los tres grupos de acreedores (el "Ad Hoc", el "Exchange" y el "Argentine Creditor Committee") ya habían expresado hace una semana su rechazo e informado que poseían el 60% de los bonos de los canjes 2005-2010 y el 51% de los bonos de la era Mauricio Macri.

Sólo un brote de racionalidad en el Gobierno podría hoy extender hasta fin de agosto la oferta y dejar abierta la puerta a un acuerdo. Se define hoy. Joseph Stiglitz sigue marcando el rumbo del Gobierno. Al referirse a la Argentina en un artículo junto a Hamid Rashid publicado por Project Syndicate calificó a los bonistas de "recalcitrantes", paradójicamente el mismo adjetivo que utilizara la Camara de Apelaciones de Nueva York en 2013 cuando en un fallo a favor de los fondos buitres aseveró que la Argentina es un "deudor recalcitrante". Su discípulo Martín Guzmán aboga ahora por negociar un entendimiento con el FMI.

Lo que quizás ignoran el Nobel y el ministro es que el organismo internacional será más "recalcitrante" que los bonistas. Las metas fiscales y monetarias que se le exigirán al Gobierno difícilmente sean del agrado del kirchnerismo. Y las prohibiciones a despidos, ley de teletrabajo, doble indemnización, emisión del Banco Central (BCRA) y desborde del gasto no son del agrado del organismo. Ya hubo contactos de Guzmán con el staff del FMI pero el sendero es bien complicado: al Líbano por ejemplo, se le negó un acuerdo dada la falta de credibilidad y seriedad para implementar reformas básicas. Los fondos se moverán en Washington también para frenar el acuerdo. Habrá multiplicidad de "recalcitrantes".

El viernes el "contado con liqui" y el "dólar Bolsa" reflejaron, con cierre a 128 pesos, el ruido de la deuda, pero también del exceso de pesos en la plaza financiero y del ruido político con la reforma judicial. ¿Podrá avanzar el kirchnerismo con esa iniciativa, que es, en definitiva, la renegociación de los fallos contra Cristina Kirchner? Un anticipo de lo que puede suceder surgió el viernes con la aprobación de la moratoria impositiva. El artículo 11 de ese proyecto, el salvataje a Oil Combustibles, tuvo el voto a favor de 130 diputados. Lo justo. La reforma judicial es más compleja, más difícil de esconder y de rechazo generalizado. El diputado Luciano Laspina graficó en su cuenta de twitter: "los 4 diputados del peronismo de Córdoba defienden el artículo 11 de la moratoria que le otorga la amnistía a Oil Combustibles…no sabía que en Córdoba eran tan kirchneristas". Pero seguramente detrás de ello el gobernador Juan Schiaretti logró la transferencia de fondos para su distrito con esa luz verde. Repetir ese voto cordobés para la reforma judicial es imposible. ¿De dónde podrían salir los votos? En primer lugar, debe haber sesión, hoy complicada por la pandemia, y que, por lo que está en juego, es difícil de encuadrar en "zoom". Una alternativa es el bloque de "los ramones", que encabeza el volátil diputado mendocino José Luis Ramón, o el lavagnismo, con Eduardo "Bali" Bucca y otros volátiles legisladores.

La situación económica del Poder Judicial no da para la reforma que impulsa el Gobierno. El fondo anticíclico que tiene a su disposición la Corte Suprema sólo resiste para 4 meses de salarios de sus empleados. El Consejo de la Magistratura ya había declarado la "emergencia edilicia" antes de la pandemia. La reforma judicial es incorporar $ 10.000 millones de gasto adicional lo que no es financiable salvo por la Casa de la Moneda. En 2019 se instaló el sistema acusatorio con fiscales en Salta y Jujuy lo que significó la contratación de 100 persons y la compra de un nuevo edificio de 5 pisos. Sólo el empleo público resiste ante el Covid-19.

Dentro que cada proyectode ley que se trata hoy en el Congreso se camuflan, en artículos, reformas importantes. La ley de Ampliación del Presupuesto que enviara Santiago Cafiero al Congreso no fue por un gesto republicano sino porque allí se esconde, como lo de "Oil" en la moratoria, la modificación de la ley de Administración Financiera. A pedido de Martín Guzmán, se da más facilidad para que el Ministerio de Economía efectúe canjes de la deuda, apuntando a la de pesos (hasta ahora cada operación debe cumplir con dos de las siguientes opciones: reducción de intereses, reducción de capital o mayor plazo de pago). Es decir que en los canjes que haga el discípulo de Stiglitz a los bonistas en pesos, no tan "recalcitrantes", podrá ser más generoso. Tampoco parecieran ser tan "recalcitrantes" los fondos Templeton y Pimco a los cuales esta semana se les dará generosamente salida a sus tenencias en pesos con el lanzamiento de un bono en dólares.

Otra iniciativa que se está perpetrando en el Gobierno es una "reforma tributaria", un impuestazo que, incluiría, sin camuflar, el impuesto a los Ricos impulsado por Máximo Kirchner y un nuevo tributo a las Ganancias Extraordinarias de empresas.

¿Cómo terminará este acoso en el que se encuentra la economía argentina? Como en el pasado, con una gran licuación del gasto público producto de una alta inflación en los meses venideros. Es lo que siempre ha pasado en la historia económica local. Y no hay porqué imaginarse un final diferente.

Te puede interesar