Los mercados financieros comienzan a sentir la presión de la economía real

Educación Financiera 05 de agosto de 2020 Por aldana reinoso
Hasta ahora las principales bolsas parecían desconectadas de la crisis económica producida por la pandemia. Pero los impactantes derrumbes del PBI en el segundo trimestre serán difíciles de ignorar
virus_petroleo_bolsa_crop1596593508820.jpg_258117318

Dice una de las leyes de Murphy que cuando empiezan a llegar malas noticias, no vale la pena preocuparse porque muy pronto van a llegar peores. Los datos que se publicaron en los últimos días del PBI de Estados Unidos y Alemania son una pésima noticia, que podría ser la señal que faltaba para que los mercados financieros reaccionen y reconozcan que últimamente estuvieron bastante desconectados de la realidad.

Es que a medida que se profundizaba la crisis económica en buena parte del mundo por los efectos de la pandemia de coronavirus, varias de las principales bolsas mundiales seguían con su rally alcista, únicamente alterado por la fuerte caída del mes de marzo. Ese derrumbe coincidió con el momento en que el gobierno de Donald Trump anunció que iba a lanzar el mayor paquete de ayuda financiera de la historia de EE.UU. (u$s 2 billones) para sostener a las empresas y los particulares.

Pero después de esa ola de frío polar financiero, los mercados rebotaron y siguieron con su camino hacia nuevos máximos, mientras la economía se frenaba en buena parte del mundo. Si se suele afirmar que los mercados generalmente anticipan el futuro, esta vez tal vez pecaron de optimistas. Porque para muchos analistas, el rally alcista no solo fue motorizado por los gigantescos planes de ayuda inyectados por el gobierno estadounidense, la Reserva Federal y el Banco Central Europeo en la zona euro. También se alimentó de las expectativas de los inversores respecto de que la recuperación podía darse en poco tiempo. De hecho, Wall Street cerró el segundo trimestre con la mayor suba en 20 años (el índice S&P 500 creció casi un 20%).

Warren Buffett suele decir que "cuando baja la marea es el momento en que se ve quién estaba nadando desnudo". Y el histórico derrumbe del PBI de Alemania durante el segundo trimestre, que alcanzó (en su primera estimación) un 10,1%, la mayor caída en medio siglo, fue la señal de que comenzarían a llegar las malas noticias.

Si esto ya era un duro golpe para los mercados, que el Departamento de Comercio de EE.UU. anunciara una baja del producto del 32,9% durante los tres últimos meses, comparando con el segundo trimestre de 2019, tal vez marque uno de esos "momentos Lehman" en que todo queda suspendido por unos segundos para luego tomar conciencia del tamaño del desastre y dar comienzo a un efecto dominó. Hay que tener en cuenta que desde los años 1940 que Wall Street no asistía a un "cachetazo" de parte de la economía real de tal magnitud.

El primer efecto se sintió enseguida. El jueves pasado, el S&P 500 llegó a perder 1,44% durante la rueda (cerró -0,38%), mientras que el DAX alemán cayó 3,45% y Londres 2,31%.

MILAGRO

Para Donald Trump, que hasta ahora apostó toda su campaña por la reelección a que la economía se recuperaría antes de noviembre (desatendiendo la lucha contra la pandemia), las últimas noticias dan la pauta de que solo un milagro podría generar una rápida reactivación. Tal vez por eso el presidente estadounidense haya comenzado a recalcular sus reales chances, embarcándose la semana pasada en sugerir una (difícil) postergación de la cita electoral y amenazando con no reconocer los resultados.

Para los mercados, la realidad también es dura de aceptar, porque marca que la recuperación de la economía mundial va a ser mucho más lenta que lo previsto. Si esta es la gota que rebalsa el vaso y provoca un profundo cambio de tendencia en las principales bolsas, es algo que se verá en las próximas semanas.

"Seguimos buscando cómo salir de un pozo, un pozo muy profundo. Los datos del segundo trimestre nos mostrarán de qué tamaño es el pozo en el que estamos atrapados, y es realmente grande", manifestó Ben Herzon, director ejecutivo de la consultora IHS Markit. Habrá que ver si para los inversores este pozo seguirá creciendo o no, y cómo creen que serán las noticias que están por venir.

Te puede interesar