JP Morgan: “Latinoamérica deberá esperar a 2022 o más para revertir la caída"

Educación Financiera 26 de agosto de 2020 Por Aldana Reinoso
Así lo estimó Luis Oganes, jefe Global de Investigación de Monedas, Commodities y Mercados Emergentes. Pronosticó una caída de 9% de PBI en Latinoamérica, aunque en casos como México, Perú y Argentina las contracciones serían de 2 dígitos en 2020.
jp

Luis Oganes, jefe Global de Investigación de Monedas, Commodities y Mercados Emergentes del banco de inversión JP Morgan estimó que Latinoamérica no va a llegar a recuperar el nivel de actividad previo al shock del coronavirus, sino hasta 2022. Espera una contracción económica de 9% para la región y de dos dígitos en el nivel de actividad para Argentina. Estimó que el sector privado será el que motorizará la recuperación y alentó a que se inicien reformas estructurales en el país para hacer que las inversiones privadas sean rentables y de esa manera salir antes de la crisis.

En el marco del 37° Congreso Anual del IAEF, el especialista destacó su perspectiva para las contracciones económicas globales este año. “El Covid generó un cataclismo económico global con caídas del 12% para el primer trimestre, seguido del 20% para el segundo trimestre.

En la segunda mitad del año veremos una recuperación importante del 31% en el tercer trimestre y 4% en el segundo. Sin embargo, tal recuperación no va a lograr compensar la caída en la primera mitad del año, es decir, que la recuperación va a ser insuficiente. Algunos países van a poder remontar la caída durante 2021, aunque estimamos que en Latinoamérica va a tener que esperar hasta 2022 o después para revertir la caída”, estimó.

Divorcio entre mercados y economía

El hecho de que el S&P500 se encuentre en máximos históricos, vuelve a poner en el centro de la escena la divergencia que existe entre los mercados y la economía. Es que mientras la economía real sufre producto de la recesión generada por el coronavirus, las acciones evidencian subas importantes. El S&P500 ya se ubica en máximos históricos junto con el Nasdaq, mientras que el Dow Jones recuperó el 80% de la caída vista en el primer trimestre del año.

Oganes sostuvo que efectivamente hay un divorcio en los mercados y la economía: “El apoyo de los bancos centrales del mundo, con fuerte tasas de interés nominales y reales cercanos a cero (e incluso negativos) ayudaron a que mercados de bonos y acciones suban fuertemente. Si bien el divorcio resulta difícil de entender en una primera instancia, al analizar la liquidez tan abundante que existe en el mundo, al final resulta posible explicar la importante suba de los mercados". "El hecho de que las tasas de interés se mantengan bajas sugiere que los bonos corporativos y accionarios pueden mantenerse firmes dado el exceso de liquidez”, señaló .

Riesgos a vigilar

Entre algunos de los riesgos sobre los que alertó el especialista en su exposición, remarcó que un posible rebrote de contagios se muestra como uno de los factores clave a vigilar. “Vemos que la pandemia todavía no pasó y en muchos países se están viendo olas de contagios, por lo que la recuperación económica podría ser interrumpida o bien dilatada en el tiempo.

Además hay temas de inflación en algunos países que esta generando preocupación y que los bancos centrales puedan revertir la baja de tasa de interés para enfrentar dicho contexto. Sin embargo, nuestro escenario base es que las tasas se mantendrán bajas y recién a 2022 podemos ver una suba de tasas modestas”, dijo Oganes. También recordó otro factor como son las elecciones presidenciales en EE.UU., que tendrán lugar en noviembre próximo. Generalmente, un año eleccionario suele tener una mayor volatilidad que los años no eleccionarios, más todavía contemplando que se tratan de elecciones presidenciales. “El resultado de las elecciones pueden tener impacto sobre el mercado.

Creemos que si gana Biden, quien promete recortar parte de la política de impuestos llevada por Donald Trump, puede afectar a los mercados. Sin embargo, desde el lado positivo, creemos que si gana el demócrata, la política exterior va a ser más constructiva y con menores conflictos geopolítico con China. No queda claro que el resultado de las elecciones generen un sesgo hacia arriba o hacia abajo. Mientras que la Fed mantenga tasas bajas será bueno para los mercados”, sostuvo.

Perspectivas económicas para Latam

En cuanto al impacto en Latinoamérica, Oganes remarcó que la región ya venia con 5 años de crecimiento bajo antes del Covid-19 y que este shock encuentra a Latam muy complicada desde el lado económico, al que se le suman problemas sociales y políticos Opinó que la recuperación que viene va a ser la más dilatada respecto de emergentes y respecto a los países desarrollados: “Esperamos una caída de 9% de PBI en Latinoamérica.

Sin embargo, casos como México, Perú y Argentina van a tener contracciones de 2 dígitos en 2020. En esa línea, creemos que la recuperación en 2021 va a ser insuficiente para que la producción vuelva a niveles previos al shock". "Sería bueno que tras esta crisis se avance en la posibilidad de encarar reformas estructurales para que hagan más atractivo la inversión del capital privado.

Creemos que el déficit fiscal que dejará el coronavirus en las economías va a ser muy alto, por lo que es esperable que, para bajar el déficit, los Gobiernos deban reducir gasto y hasta subir impuestos. En otras palabras, el crecimiento va a estar promovido por el sector privado y si el gobierno lo entiende, el crecimiento económico va a ser más rápido”, señaló.

Te puede interesar