Los bonos vuelven a bajar y el riesgo país roza los 1400 puntos

Política 06 de octubre de 2020 Por Aldana Reinoso
Los bonos caen mas del 1% y el indicador que mide el JP Morgan se sostiene en 1350 puntos, 25% por encima de los niveles posterior al canje de deuda.
vvv

Los bonos argentinos vuelven a arrancar el martes a la baja, con retrocesos mayores al 1%. La falta de un lineamiento económico, las señales del Gobierno en relación al déficit fiscal y a la mayor emisión esperada complican el panorama para la deuda argentina que sigue operando bajo fuerte presión. La curva vuelve a desplazarse al alza y los retornos se ubican por encima del 15%. La caída de los bonos hizo que la curva se invierta, que suban sus tasas y que la probabilidad de default crezca. El Merval avanzaba 1,9%, mientras que los Adrs mostraban mayoría de números verdes.

Todos los tramos de la curva soberana argentina operan a la baja y sus tasas de interés se desplazan al alza debido a la falta de señales económicas contundentes que logren generar expectativas positivas nuevamente. Por ello se ven caídas en los bonos, arrancando por la parte corta de la curva que cae 0,93% con el Globa 2029 mientras que el Global 2030 cae 1,27%. En la parte media de la curva se ven caídas de 1,4% para el Global 2035 y 1,7% para el Global 2038. Finalmente, en el extremo mas largo de la curva los retrocesos son del 1,7% para el bono a 2041 y 1,5% para el bono a 2046.

El riesgo país avanza a 1365 puntos, sin poder perforar la barrera de los 1300 y de esta manera se ubica un 25% por encima de los niveles que supo alcanzar tras el canje de deuda a comienzo de septiembre.

Faltan señales positivas

El mercado no logra encontrar drivers positivos que permitan generar nuevas expectativas que logren frenar la racha negativa de los activos y de la dinámica financiera local. Las medidas recientemente anunciadas fueron insuficientes para la gran mayoría del mercado y no lograron, ni lograran, eliminar la constante pérdida de reservas.

De esta manera, se entiende que el pesimismo se mantendrá hasta tanto no haya un programa económico diseñado para atacar los problemas de fondo que provienen de fuertes desequilibrios fiscales y monetarios. Según los analistas de Balanz, las nuevas medidas "parecen ir en la dirección correcta que es reducir las retenciones para fomentar liquidación de exportaciones, aumentar las tasas de interés y acelerar el camino de depreciación del peso, pero parecen quedar cortas en magnitud".

Sin embargo, estiman que la mayoría de las medidas "no atacan el principal problema, que es la brecha cambiaria. El impacto en precios de estas medidas, lejos de revertir la tendencia de la semana anterior, incluyó nuevas bajas en la curva soberana y aumentos en el dólar CCL. Por ahora tampoco tuvieron un impacto positivo en las intervenciones de la entidad monetaria en el mercado cambiario, aunque hay que tener en cuenta que son los primeros días del mes.

Será importante prestar atención a la compra de dólar ahorro durante esta semana y la liquidación de divisas de los exportadores”, advirtieron desde Balanz. Con una misma visión, desde Argenfunds también destacaron que el mercado sigue digiriendo la falta de señales económicas, sumado a la insufienciencia en las medidas recientemente anunciadas. “Las medidas económicas anunciadas por el Ministro de Economía, Martín Guzmán, apuntaron en gran parte a impulsar la rápida liquidación de divisas por parte del campo. Pero las mismas parecen haber resultado insuficientes para el sector, debido a que se esperaba un mayor recorte en las retenciones y por mayor tiempo (se bajaron 3 puntos las retenciones a la exportación de soja sólo por 30 días)”, advirtieron.

Sigue el fantasma del default

En este marco, la curva mantiene una pendiente negativa con rendimientos en torno al 15% al 14% en promedio. Dado el deterioro actual de los bonos, el mercado sigue preocupado por la dinámica de la deuda y estima que la probabilidad de default de los mismos en los próximos 4 años es mayor al 60%. Cuando la pendiente de la curva se invierte y los rendimientos de corto plazo terminan siendo más elevados que los de largo plazo implica que el mercado ve riesgos de algún evento crediticio en el corto plazo.

Por ello es que los bonos con vencimiento más inmediatos resultan más riesgos y con mayor tasa que los de más largo plazo. En este contexto, la probabilidad de default sobre los bonos argentinos es elevada. En un análisis elaborado por Adrián Yarde Buller, economista jefe de Grupo SBS remarca que la probabilidad de que veamos algún evento crediticio en los próximos 2 años es del 50%, 60% de probabilidad en 3 años y 70% en 4 años, es decir, antes de que termine el actual Gobierno. A su vez, las chances de ver un default en los próximos 10 años es del 90%, es decir, casi asegurado.

Te puede interesar