Cómo pueden evolucionar los bonos con y sin acuerdo con el FMI

Novedades 11 de febrero de 2021 Por Aldana Reinoso
Ante la falta de drivers positivos, el mercado mira al acuerdo con el Fondo como un ancla para generar expectativas.
bolsas_JPG_crop1571160689843.jpg_258117318

En un escenario sin argumentos que alienten a ser más optimistas, los inversores siguen buscando catalizadores para la dinámica de los activos locales. Hay una anemia en el interés inversor por comprar activos locales y el acuerdo con el FMI aparece como el primer driver clave a vigilar. Si el Gobierno logra un acuerdo con el organismo de crédito y que el mismo pueda llevarse a cabo en línea con lo que espera el mercado, el potencial de los bonos y de los activos locales luce muy positivo, con avances de hasta 48% para los papeles en dólares. En cambio, ante un no acuerdo con el FMI, la renta fija local podría hundirse a niveles muy negativos, con caídas hasta 28%

En el mercado local se viene dando un fenómeno en el cual faltan de elementos que favorecen la creación de valor y permitan a los inversores volver a ser optimistas con los activos locales. Dicho de otra manera, faltan incentivos para los inversores para comprar deuda o bonos argentinos. 

Ante la búsqueda de dichos argumentos positivos, los analistas ven en un posible acuerdo con el FMI el catalizador más inmediato que podría revertir la actual situación de desinterés por riesgo local.

 
Adrián Yarde Buller, economista jefe de Grupo SBS destacó que las valuaciones de los activos se encuentran en niveles deprimidos y que en el corto plazo no parece haber catalizadores para posicionarse en activos locales.

"Las acciones cotizan a un descuento importante respecto de los mercados de la región y los bonos en dólares muestran paridades en torno al 35% al 40% con probabilidades de default implícitas mayores al 90% a 10 años. No obstante, todavía no aparece un catalizador que permita transformar estas valuaciones deprimidas en un punto de entrada atractivo. Las miradas están posadas sobre las negociaciones con el FMI como un posible marco para lanzar un plan de estabilización orientado a descomprimir las expectativas de inflación, restaurar la sostenibilidad de la deuda y revivir la inversión, aunque por ahora no trascendieron grandes detalles alrededor del acuerdo", explicó.

Remarcó que las negociaciones con el Fondo y también las elecciones legislativas podrían forzar un giro hacia un rumbo económico que apueste por la corrección de los desequilibrios, creando un punto de entrada atractivo desde valuaciones deprimidas. Sin embargo, Yarde Buller destacó que "es probable que por un tiempo no aparezcan señales contundentes en esta dirección, justificando mantener un sesgo defensivo a la hora de plantear estrategias de inversión".

Los 4 escenarios posibles

Si bien un acuerdo con el FMI podría revertir la dinámica de los activos financieros, sigue estando en duda la posibilidad de que el mismo se alcance ya que seguramente implique al Gobierno la necesidad de llevar a cabo medidas poco populares, es decir, un ajuste. El hecho de que sea un año electoral hace que las chances de que las medidas de ajuste se logren llevar a cabo sean menores y por lo tanto, que el acuerdo con el FMI no pueda ser alcanzado, o si es alcanzado, que no se logre llevar a cabo en línea con lo que espera el mercado.

 

Estas posibles opciones abre las puertas a distintos caminos que puedan tomar los activos locales así como también la dinámica económica en los próximos meses.

 

Los analistas de Banco Mariva proyectaron 4 posibles escenarios para la renta fija local en función de un posible (o no) acuerdo. El primer escenario posible es el de la permanencia del statu quo actual, en el que se mantienen las expectativas de un posible acuerdo pero extendido en el tiempo. Según Francisco Velasco, head de research de la entidad, en ese contexto los rendimientos de la renta fija argentina permanecerán en los niveles actuales y sin grandes cambios. Bajo este contexto, el potencial de suba de los bonos locales luce limitado, con subas de hasta 5,5%.

Como segunda opción posible, desde Mariva ven un escenario en el que el acuerdo del FMI enfrenta resistencia interna y, por lo tanto, es rechazado, lo que lleva a un empeoramiento de la dinámica de la renta fija local. Es decir, bajo este escenario, los bonos podrían evidenciar fuertes correcciones desde el 12% hasta el 28%.

"Creemos que esta segunda opción podría llevar a los papeles de deuda argentina a cotizar cerca de los valores los u$s 30, pero con posibilidades de sumergirse hasta mediados de los u$s 20", proyectaron

Un tercer escenario posible según Mariva es aquel en el que el Gobierno firma un acuerdo con el FMI aunque persisten las dudas sobre la ejecución dadas las presiones políticas en el período previo a las elecciones. Según Velasco, bajo este escenario, el potencial de suba de los bonos luce limitado. Aun así, la recuperación de los bonos podría ser del 22% en promedio desde los valores actuales.

Finalmente, el último escenario es aquel en el que se da un acuerdo con el FMI y en el que los mercados los perciben como adecuado para apuntar correctamente la economía. Según cálculos de la entidad,  en este escenario el potencial de recuperación de los bonos locales podría ir desde 37,5% hasta 48%.

Por su parte, los analistas de Criteria detallaron que un escenario posible implica una continuidad de la política económica vista en 2020, lo cual implicaría una falta de acuerdo con el FMI.

 

"Entendemos que en un escenario de no acuerdo con el FMI, Argentina continuaría con una tasa real negativa en pesos, hecho que afecta negativamente la remuneración en moneda local, mientras se la devaluación crawling peg. El tipo de cambio oficial se seguiría moviendo a un ritmo mensual de entre 2 y 3%, por debajo de la velocidad de la inflación, produciendo una apreciación cambiaria en términos reales. La menor remuneración del peso y las tensiones generadas por el desacuerdo con el FMI, presionarían el contado con liquidación incrementando la brecha cambiaria", dijeron.

El segundo escenario que plantean desde Criteria es el que se alcanza un acuerdo con el FMI en el segundo trimestre del año y en el que el Gobierno se compromete a perseguir más rápidamente un mayor equilibrio fiscal y macroeconómico.

"Este esquema, menos conveniente desde la óptica electoral, traería aparejada una devaluación más acelerada en el tipo de cambio oficial, y un incremento significativo en la tasa de interés en pesos para llevarla a terreno positivo frente a la inflación. En este esquema, el tipo de cambio oficial se devalúa a un 58,4%, en línea con la inflación proyectada, mientras que el CCL en un ámbito de mejores expectativas, tendría un comportamiento más moderado, dando como resultado una brecha reducida desde los niveles actuales, hacia un piso de 60%", detallaron.

Hoy en día no se conocen las chances de que veamos un acuerdo que logre ser llevado a cabo en la forma que espera el mercado y por lo tanto, las proyecciones para los activos financieros terminan siendo inciertas.

Según cálculos de Criteria, ponderando en un 50% y 50% la probabilidad de lograr un acuerdo con el FMI; el potencial de los bonos en dólares seria del 5% en promedio para los distintos tramos de la curva con un horizonte de inversión hasta el 30 de junio del corriente año. 

Dentro de la misma proyección de Criteria y para el mismo plazo de inversión, los bonos Cer tendrían una evolución negativa del -10% en promedio en dólares y una ganancia promedio en pesos del 15%. La tasa fija caería en dicho lapso un 15% en promedio medido en dólares pero ganaría un 10% un 9% en promedio en pesos mientras que los bonos dólar linked perderían 13% en promedio en dólares y ganarían 13% en promedio en pesos.

Finalmente, Martín Saud, senior Trader en Balanz entiende que no importa solo si hay o no hay acuerdo con el FMI, sino también qué tipo de acuerdo se logra. Saud destaca ante un muy buen acuerdo se debería ver una suba de los bonos en dólares principalmente y mayor estabilidad en el tipo de cambio implícito. En cambio, si no hay acuerdo, el deterioro de los activos continuará.

"Dentro de la curva CER podría haber alzas, pero moderadas, mientras que el tipo de cambio oficial se mantendría estable, continuando por el camino del crawling peg como hasta ahora. Mientras que, si no hay acuerdo o se logra un mal acuerdo, se seguirá por el camino de una fuerte caída de los bonos en dólares, con bajas un poco menores en la curva CER y consecuentemente mayor presión en el tipo de cambio oficial y la brecha actual", dijo Saud.

 

Te puede interesar