Dólar futuro: el mercado le cree al Gobierno y apuesta a la pax cambiaria para los próximos meses

Novedades 09 de abril de 2021 Por Mariano Garcia
A diferencia de lo que sucede respecto de la inflación, donde los agentes económicos están lejos de comulgar con la meta oficial del 29% para 2021, en el ámbito cambiario el mercado apuesta a la pax cambiaria para los próximos meses, según se refleja en las tasas en la plaza del dólar futuro, que acumulan una caída de casi 50 puntos porcentuales desde octubre pasado (cuando tocaron el 80%).
dolar-termometrojpg
dolar-termometrojpg

Dentro del complejo panorama macro que transita la Argentina por los efectos de la pandemia, la variable dólar es la que por ahora mayor rédito le está dando al Gobierno, en términos de certidumbre, al menos en el corto plazo, cuando hace apenas seis meses atrás sucedía exactamente todo lo contrario, y el blue amagaba con cruzar los $200.
 
A diferencia de lo que sucede respecto de la inflación, donde los agentes económicos están lejos de comulgar con la meta oficial del 29% para 2021, en el ámbito cambiario la historia parece ser distinta y el mercado apuesta a la pax cambiaria para los próximos meses, según se refleja en las tasas (y las cotizaciones de la divisa) en la plaza del dólar futuro, que acumulan una caída de casi 50 puntos porcentuales desde octubre pasado (cuando tocaron el 80%).

Así, por ejemplo, la divisa para fines de abril opera actualmente en torno a $94 (con una tasa cercana al 31% anual), mientras que para fines de año cotiza en torno a los $118 (tasa del 38% anual). Hace medio año, el dólar apuntaba a los $170 para el epílogo de 2021.

La caída de los futuros viene ocurriendo casi sin pausa desde noviembre de 2020, tras la corrida cambiaria de octubre cuando la brecha llegó a rozar el 150% en el mercado paralelo y el Banco Central no paraba de perder reservas diariamente. Las fuertes expectativas de devaluación comenzaron a desinflarse desde entonces a partir de algunas señales que dio la política: el anuncio del retorno de las negociaciones con el FMI, o la carta de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner (en la que señaló que el dólar era “el problema más grave del país” y llamó a un "acuerdo con todos los sectores"). También ayudaron algunas medidas del ministro de Economía, Martín Guzmán, como un par de licitaciones clave de deuda (dólar linked y bonos en dólares), o la intervención de organismos oficiales en los dólares financieros, en el marco de los rígidos controles de cambio.

Con la suba estacional en la demanda de pesos de diciembre y el incremento de precios de los commodities, el Banco Central pudo empezar a comprar dólares para recomponer las reservas (lo hace hasta estos días), lo que contribuyó a desalentar aún más las expectativas de devaluación en el mercado de futuros.

“El BCRA comenzó a tener margen para usar parte de esos dólares que compraba para intervenir en la brecha y eso generó una descompresión en el mercado de cambios manteniendo un cepo muy rígido. Así, el mercado empezó a virar su expectativa desde un salto brusco en el tipo de cambio en el corto plazo”, comentó Martín Vauthier, director de Eco Go.

Te puede interesar