Buybacks: Un factor positivo para la Bolsa

Educación Financiera 11 de agosto de 2021 Por Aldana Reinoso
A pesar de las señales de alerta que siguen acumulándose, hay factores que dibujan una perspectiva favorable para la renta variable
accion

Hay uno de ellos que vuelve a tener más protagonismo tras la finalización de la temporada de presentación de resultados empresariales: las recompras de acciones (buybacks) por parte de las compañías.

Según información de S&P Global, los planes de recompra en el primer trimestre de este año fueron un 36,5% superiores al trimestre anterior y, en opinión de H. Silverblatt, Senior Index Analyst de S&P Dow Jones Indices, “se prevé que las recompras discrecionales (…) aumenten hasta niveles casi récord a finales de año”. La autorización por parte de la Fed para que los bancos vuelvan al mercado de recompras de acciones en la segunda mitad del año ayudará a que pueda cumplirse esa previsión.

Como ocurre con los splits, que no alteran el valor de una compañía pero que suelen traer consigo en las sesiones posteriores subidas en el precio de las acciones al pasar a ser más asequibles -aplicación práctica del efecto renta que se estudia en las 

facultades económicas-, los buybacks tienen también su impacto en la percepción de los inversores.

Por un lado, son las propias compañías las que, recomprando sus acciones, crean una demanda de sus propios títulos en el mercado que empuja al alza el precio. Pero, ¿cómo de relevante es esta demanda de títulos? Por poner cifras a este efecto, según datos publicados por S&P Global, los buybacks en el primer trimestre de 2021 fueron 178.100 millones de dólares. En este mismo período, los flujos netos de efectivo de ETFs de renta variable americana alcanzaron los 110.500 millones en este mismo período, según datos de Factset.

Un segundo factor que impacta en la percepción de los inversores es la mejora aparente de los fundamentales de una compañía, porque la recompra de títulos, como explica Silverblatt, “reduce el número de acciones y, por tanto, incrementa el beneficio por acción”, cuando, en términos absolutos, los beneficios no se modifican.

¿Tiene efecto en el performance? Al comparar el S&P 500 con las 100 compañías de este índice con mayores planes de recompra, medido con el S&P 500 Buyback Index, vemos que el retorno de este último supera el del selectivo más importante de la renta variable americana tanto en el corto como en el largo plazo.

En lo que va de año, la rentabilidad obtenida por el S&P 500 Buyback Index es del 27,9%, frente al 19,9% del S&P 500, un 7,5% más. Tomando un período de 10 años, vemos que, aunque la diferencia es menor, la rentabilidad anualizada de las 100 compañías con mayores planes de recompra es del 14,99% frente al 13,97% del S&P 500. Vean, no obstante, que en los períodos de mayor volatilidad suelen sufrir más que el índice general.
 

Se trata, por tanto, de una variable tan significativa como los flujos de efectivo que entran y salen de las instituciones de inversión colectiva, por lo que debe tenerse muy en cuenta a la hora de analizar el mercado, máxime si se cumple la previsión de Silverblatt. 

 
 
 

Te puede interesar