La inflación de EEUU se dispara hasta el 6,2% y la tasa subyacente sube al 4,6%

Novedades 10 de noviembre de 2021 Por Aldana Reinoso
Los precios están subiendo a su mayor ritmo de los últimos 31 años
dolar_divisa_eeuu_portada

El Índice de Precios al Consumo (IPC) de Estados Unidos ha subido hasta el 6,2% en tasa interanual en octubre desde el 5,4% registrado en septiembre y por encima del 5,8% previsto por los analistas, según los datos publicados por el Departamento de Trabajo americano. Esto supone el mayor crecimiento de los precios estadounidenses en los últimos 31 años.
 
Si se atiende a la comparativa con el mes anterior, los precios han subido un 0,9%, una cifra bastante superior también a lo calculado por los expertos, que esperaban alzas del 0,6%.

En cuanto al IPC subyacente, que excluye alimentos y energía, también se ha incrementado hasta el 4,6%, desde el 4% anterior, un dato superior al 4,3% previsto. Si se compara con el dato de hace un mes, ha subido un 0,6% frente al 0,2% de septiembre, dos décimas por encima de lo estimado.

Entre los productos, los combustibles se han disparado un 12,3% en un mes, lo que se traduce en una revalorización del 59,1% respecto a 2020. Este alza se produce en medio de una alta demanda, mientras la OPEP+ ha mantenido para diciembre el aumento de 400.000 barriles diarios, por debajo de lo que solicitaban algunos gobiernos.

La escasez de suministros también se nota en el sector del automóvil. La inflación en el mercado de segunda mano ha llegado al 2,5% respecto a septiembre y al 26,4% en un año, mientras que en el de automóviles nuevos sube un 1,4% y un 9,8%, respectivamente. La demora en los tiempos de entrega de los vehículos a estrenar están dejando a los usados como una opción interesante entre quienes no pueden esperar mucho tiempo a disfrutar de su coche.

"La inflación no está bajando y los operadores están reaccionando a esto empujando el índice del dólar al alza", indica Naem Aslam, de AvaTrade. Argumenta este experto que " los operadores creen que la Fed está detrás de la curva y que necesitan hacer algo para controlar el ritmo de la inflación".

TODAS LAS MIRADAS, HACIA LA FED

Estas cifras se han publicado en medio de un clima de tensión para la Reserva Federal (Fed), que acapara todas las miradas tras el repunte de los precios por encima de lo previsto. De esta forma, los analistas dudan del carácter transitorio de la presión de precios.

Tras el anuncio del 'tapering' para noviembre, el foco lo centra la subida de tipos. Desde Goldman Sachs han adelantado su previsión a este respecto y sus expertos creen que se producirá en julio de 2022, mientras que el presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, ha anticipado dos subidas para el próximo año.

"La fuerte demanda y la limitada oferta impulsarán la inflación a principios de 2022, lo que podría llevar a la Fed a subir los tipos antes de lo previsto, en diciembre de 2022", anticipan desde Oxford Economics. También creen que si los precios siguen con estas alzas, la entidad podría acelerar su 'tapering', aunque de momento no lo prevén hasta mediados del próximo año.

"Los mercados están comprensiblemente nerviosos por las implicaciones de esto y es justo decir que la inflación va a seguir subiendo en los próximos meses. Sin embargo, creemos que la Fed tiene razón en su interpretación de que esto es transitorio", dice Dan Boardman-Weston, director de inversiones de BRI Wealth Management.

"Los efectos de base, los problemas de la cadena de suministro mundial y la demanda reprimida están alimentando el actual aumento, pero consideramos que todos estos factores son transitorios", argumenta este experto, en línea con lo expuesto por el banco central americano.

EL PARO SEMANAL VUELVE A MARCAR MÍNIMO

En cuanto al mercado laboral, las peticiones semanales de desempleo han caído hasta las 267.000 desde las 271.000 del dato anterior. De esta forma, es la cifra más baja desde el 14 de marzo de 2020, momento en el que comenzó la crisis derivada de la pandemia.

Mientras que las solicitudes continuas han subido hasta las 2,16 millones desde las 2,101 millones, según los datos publicados por el Departamento de Trabajo de EEUU.

"Las solicitudes iniciales deberían seguir cayendo hacia los niveles anteriores a la pandemia, ya que los empresarios que se enfrentan a la escasez de trabajadores probablemente mantendrán los despidos al mínimo. Y las solicitudes continuas deberían seguir bajando a medida que más personas se reincorporen al mercado laboral y que expiren las prestaciones", opinan desde Oxford Economics.

Te puede interesar