Wall Street: qué lectura hicieron los principales bancos del resultado de las elecciones

Educación Financiera 15 de noviembre de 2021 Por Aldana Reinoso
El mercado ve con buenos ojos en el resultado electoral pero le preocupa una potencial radicalización del Gobierno. Un acuerdo con el FMI sigue siendo el driver más importante para el futuro de la deuda y de los activos locales.
walstreet

El resultado electoral trae pocas novedades a los mercados. Los inversores habían incorporado a los precios de los activos financieros el resultado de las PASO.

El mercado en su conjunto comienza a posar su mirada hacia los próximos movimientos del Gobierno y el potencial acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La expectativa reinante es que habrá un acuerdo, lo que hace que éste sea un buen punto de entrada para los bonos.


Los inversores siguen lejos de desatar un festejo. Si bien hay cierto optimismo por el hecho de que la derrota electoral del Gobierno debería empujar a la coalición gobernante hacia una postura de mayor negociación e intentar cerrar un acuerdo con el FMI, los desafíos macroeconómicos siguen siendo muy acuciantes, lo cual empantana cualquier visión de elevado optimismo.

"El resultado más relevante en nuestra opinión es que el bloque de Gobierno perdió la mayoría del Senado", dijo en una nota Diego Pereira, economista jefe de JP Morgan para el Cono Sur. Lo calificó de "golpe" al ala más populista del gobierno que encabeza la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

 

Por su parte, Alberto Ramos, jefe de economía para América Latina de Goldman Sachs, en una nota sostuvo que "es probable que el mercado adopte una visión netamente positiva de los resultados de las elecciones".

Hay inversores que también se muestran más cautelosos respecto del potencial giro hacia una radicalización aún mayor por parte del Gobierno. El mensaje del Gobierno de intentar transformar la derrota en victoria pone en alerta a los inversores.

Un operador de bonos de un importante banco internacional en la plaza local advertía que si los discursos del presidente, del gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel  Kicillof, y de Sergio Massa son reales, deberíamos preocuparnos.

"Más allá de querer convertir en victoria algo que no fue, el mensaje fue que continuarán con las políticas que los llevó a recortar la diferencia respecto del resultado de las PASO. Entendemos que este es un mensaje de radicalización. No vemos con buenos ojos ya que hubiese sido más producente aceptar la derrota y pensar en que el cambio puede comenzar desde cero. Sin embargo, acá vuelven por todo, incluso en la derrota. No hay un mensaje de entender ni el resultado ni el problema económico que enfrenta el país", dijo el trader.

Por su parte, Ramos resaltó que si bien los votantes parecen haber rechazado la combinación de políticas actual y sus resultados, también "existe el riesgo de políticas a corto plazo más populistas".

 EL MERCADO MIRA AL ACUERDO CON EL FMI

El pesimismo del mercado se mantiene en un contexto en donde los bonos se muestran muy castigados en las últimas semanas. 

La deuda en su conjunto se muestra un 15% debajo de los valores previos a las PASO de septiembre pasado y tras la importante caída, vuelve a operar en valores registrados en el primer trimestre de 2021.

A su vez, las paridades se encuentran debajo del 40% en todos sus tramos, sumado a que la probabilidad de default sigue estando cercana al 95% para los próximos 10 años. La clave en este sentido es lo que puede implementar el Gobierno en relación a un acuerdo con el FMI.

Para ello, el presidente Alberto Fernández prometió ayer, en un mensaje grabado, un plan económico y llamó a la coalición opositora a un acuerdo.

Javier Casabal, estratega de AdCap, entiende que dado que el bajo nivel de las reservas líquidas netas, el Gobierno se verá obligado a cambiar el tono hacia el FMI y comenzar a mostrar avances en las negociaciones para restaurar la confianza. En ese sentido, ve a la deuda en un buen punto de entrada.

"Dado que las reservas líquidas netas son cercanas a cero, creemos que el gobierno se verá obligado a cambiar el tono hacia el FMI y comenzar a mostrar avances en las negociaciones. Esperamos que el Frente de Todos tome medidas razonables para permanecer en el poder más allá de 2023, si no por convicción, debido a la necesidad de restaurar la confianza. Luego de las señales contradictorias dadas hacia el FMI en el contexto de la campaña política de este año, creemos que la administración terminará llegando a un acuerdo con el Fondo en marzo de 2022 cuando comiencen los fuertes vencimientos y no hay recursos para enfrentarlos", dijo el estratega de AdCap.

La deuda sigue muy castigada, con rendimientos en la parte corta que van del 23,5% en la ley local y 17,4% en la ley internacional. A su vez, en el tramo largo, los bonos operan con tasas del 16% en 2041 en la ley local y 13,9% en la ley internacional.

Finalmente, los analistas de Balanz consideran que existen 3 factores detrás del precio de los bonos. Entre ellos destacan la incertidumbre respecto al FMI, el tipo de acuerdo que se firme y el desempeño macro de los próximos 2 años y finalmente, las elecciones en 2023.

Desde la compañía entienden que el acuerdo con el FMI y la dinámica macro serán los principales catalizadores en el corto plazo.

 

"El resultado de las elecciones del domingo es más relevante como una señal respecto a las probabilidades de un cambio de gobierno en 2023, que a la composición final del Congreso. Pensamos que buenas noticias respecto al acuerdo con el FMI pueden impulsar a los bonos al menos 20% en el corto plazo. Mantenemos nuestra preferencia por el GD38, con un precio actual inferior a uno bajo un escenario de reestructuración dura, ofreciendo el mayor retorno potencial en escenario positivos y una mayor protección en los negativos", dijeron.

Te puede interesar