Acciones intentan recuperarse pese a que ómicron y Fed ajustan las apuestas

Educación Financiera 03 de diciembre de 2021 Por Aldana Reinoso
Las acciones europeas abrieron al alza este viernes, ignorando la debilidad en Asia, ya que los mercados parecían estar aceptando lentamente la posibilidad de más restricciones de actividad vinculadas al COVID y un ritmo acelerado de reducción de estímulos por parte de la Fed.
accioness

Las acciones europeas abrieron al alza el viernes, ignorando la debilidad en Asia, ya que los mercados parecían estar aceptando lentamente la posibilidad de más restricciones de actividad vinculadas al COVID y un ritmo acelerado de reducción de estímulos por parte de la Reserva Federal.


Los futuros de Wall Street se aplanaban, tras las grandes caídas provocadas por la noticia de que el gigante chino de transporte compartido Didi trasladará a Hong Kong su cotización en la Bolsa de Nueva York.

Los mercados globales han tenido una semana difícil, pero podría haber más volatilidad con la publicación de los datos mensuales de nóminas mensuales en Estados Unidos más tarde en el día. Se espera que muestren la creación de 550.000 puestos de trabajo el mes pasado, continuando la sólida expansión del mercado laboral insinuada por las cifras semanales.

 
Un dato cercano a eso debería confirmar que la Fed acelerará el ritmo de reducción de sus compras de bonos, como sugirió recientemente su presidente, Jerome Powell.

Pese a las preocupaciones, las acciones europeas subían, lideradas por un avance del 1% en Alemania, mientras que un índice de referencia paneuropeo repuntaba un 0,5%. Wall Street rebotó el jueves, impulsado por la búsqueda de gangas, especialmente en los golpeados sectores de las aerolíneas y los viajes.

Las acciones de viajes europeas ganaban más de un 2% pese a las nuevas restricciones en Alemania y otras partes para evitar la propagación de la nueva variante ómicron del COVID. Las existencias petroleras también aumentaron ante la perspectiva de una menor oferta futura de la OPEP+, entre preocupaciones de que se pueda frenar la demanda.

El estado de ánimo ha mejorado algo desde la sesión asiática, en la que un índice de acciones excluyendo a Japón cayó un 0,4% y las acciones tecnológicas en Hong Kong tocaron mínimos de dos meses.

Los mercados de todo el mundo han sufrido oscilaciones masivas esta semana. El índice de volatilidad de CBOE se encaminaba a un leve declive tras lograr la semana pasada su mayor avance semanal desde febrero de 2020. La volatilidad de los bonos y las divisas también ha aumentado.

Aunque las tres medidas se suavizaban el viernes , el índice global de acciones de MSCI se aprestaba a cerrar su tercera semana consecutiva en rojo.

Uno de los principales focos de atención de los mercados ha sido el aplanamiento de las curvas de rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos.

La brecha entre el retorno de las notas a dos y diez años se estrechó más de 15 puntos básicos (pbs) esta semana, el aplanamiento de curva más pronunciado desde junio de 2020 y acumulado un alza de casi 40 pbs desde principios de octubre. El rendimiento de la deuda a diez años se mantenía al 1,4410%, con una caída de 4,4 pbs en la semana.

Las expectativas de una aceleración de la reducción de estímulos y una subida de las tasas de la Fed en junio impulsaba al índice dólar, que se encaminaba a su sexta semana seguida de ganancias.

Los precios del crudo avanzaban en torno al 2,5%, pero se dirigían aún a un declive semanal del 2,5% y estaban un 18% por debajo de los picos de tres años alcanzados en octubre.

Te puede interesar