Por temor a la escasez de suministro, el trigo alcanzó su nivel más alto en casi 14 años

Educación Financiera 01 de marzo de 2022 Por Aldana Reinoso
El maíz también trepó aún más para negociarse cerca de un máximo de ocho meses, ya que el mercado lidiaba con la interrupción de los envíos a corto plazo desde Ucrania, así como con el riesgo de que un conflicto persistente pudiera obstaculizar la siembra de primavera.
trigojpg

Los futuros del trigo en Chicago alcanzaron su nivel más alto en casi 14 años en medio de fuertes subas por temor a una interrupción prolongada de los suministros globales tras la invasión de Rusia y Ucrania, un exportador clave en los cereales.


El contrato de trigo más activo en la Bolsa de Cereales de Chicago ganaba un 4,9% a u$s9,79-1/2 el bushel. Previamente alcanzó $9.81-3/4, un nivel que no se veía desde abril de 2008 y que superó un máximo de 13-1/2 años visto el viernes. En el marcado Euronext, el trigo a mayo sumaba un 6,7% a 336,75 euros (u$s376,28) la tonelada. El contrato de marzo menos activo, que vence la próxima semana, estableció un récord histórico para Euronext en 347,50 euros.

El maíz también trepó aún más para negociarse cerca de un máximo de ocho meses, ya que el mercado lidiaba con la interrupción de los envíos a corto plazo desde Ucrania, así como con el riesgo de que un conflicto persistente pudiera obstaculizar la siembra de primavera. Los precios de la soja también se mantienen en alza, ya que los mercados de semillas oleaginosas temían por los suministros de aceite de girasol de Ucrania y Rusia, una inquietud que opacaba las señales de un mejor clima para los cultivos de soja en Sudamérica.

Rusia y Ucrania juntas representan alrededor del 30% de las exportaciones mundiales de trigo, y la invasión de Moscú lanzada el jueves pasado ha provocado el cierre de los puertos de Ucrania y sanciones financieras occidentales sin precedentes contra Rusia.

El contrato de maíz más activo en Chicago (CBOT) añadía un 3,0% a 7-11-3/4 dólares el bushel, cerca del máximo de ocho meses del jueves pasado. Los inversores también están preocupados por las consecuencias para la próxima cosecha. En cuanto a la soja CBOT, sumaba un 2,4% a 16,75 dólares y medio por bushel.

El granero del mundo pone en jaque al mundo

Los puertos ucranianos permanecerán cerrados hasta que finalice la invasión de Rusia, dijo el lunes el jefe de la Administración Marítima de Ucrania. Se espera que los combates en Ucrania detengan el procesamiento y la exportación de cultivos de semillas oleaginosas de Ucrania durante al menos un mes, reduciendo el suministro de productos de girasol, dijo la consultora Strategie Grains.

Una preocupación es que Putin pueda convertir el trigo en un arma en represalia por las sanciones occidentales contra los bancos y multimillonarios rusos. Rusia está en camino de cultivar 76 millones de toneladas del grano este año, casi el doble de lo que necesita para alimentar a su propia población. Impedir que su excedente de casi 40 millones de toneladas salga del país –más del 15% del grano comercializado anualmente– llevaría al mercado mundial a un fuerte déficit.

Por supuesto, esto también constituiría un daño a sí mismo. Los agricultores rusos se llevaron u$s8.000 millones en ingresos por exportaciones en 2020. Y los consumidores de pan de los países más pobres, para quienes los alimentos representan una proporción mucho mayor de los gastos diarios, se llevarían la peor parte. Es probable que esto haga la vida aún más difícil para los diplomáticos rusos en las Naciones Unidas. Sin embargo, podría no ser un obstáculo para un líder que ya se ha enemistado con tantos países y parece decidido a que se endurezcan las sanciones occidentales.

Cómo beneficia a la Argentina

En medio de la guerra entre Rusia y Ucrania, la Argentina se beneficiaría con una mejora de u$s1800 millones en sus exportaciones agrícolas. Así se desprende de un informe realizado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y el Instituto de Negociaciones Agrícolas Internacionales (INAI). El trabajo llega a ese cálculo tras analizar la mejora que tuvieron los precios de los granos, en especial el trigo que tiene a Rusia y Ucrania como importantes protagonistas del mercado.

En el caso puntual de Rusia, participa del 9,7% de la producción mundial y Ucrania lo hace con un 4,2%. Ambos suman el 14%. En tanto, cuando se mira la participación en las exportaciones globales, ahí se observa que Rusia contribuye con el 16,9% y Ucrania con el 11,6%. Entre los dos representan el 28,5% del comercial global. No obstante, se detalla en el informe que el resto de las toneladas no exportadas podrían capturar las mejoras de los precios y hacer así que el valor de las exportaciones se incremente en unos u$s1800 millones, lo que compensaría el importante recorte que está sufriendo el país producto de la sequía.

Te puede interesar