Bonos se derrumban hasta 4% arrastrados por mal clima global; riesgo país supera los 1.900 puntos

Educación Financiera 04 de marzo de 2022 Por Aldana Reinoso
La demanda de activos refugios crece después de que las fuerzas militares rusas se apoderaron de la mayor central nuclear de Europa. Esto anula el efecto positivo que había generado en los mercados locales el acuerdo con el staff del FMI.
cedearsss

A pesar de la llegada a un acuerdo con el staff del Fondo Monetario Internacional (FMI), los activos argentinos caen con fuerza en este último día de la semana, en línea con la tendencia en los mercados internacionales a raíz de la escalada de la guerra en Ucrania. El riesgo país supera los 1.900 puntos básicos por primera vez en más de un mes.
En cuanto a la renta variable, el índice líder S&P Merval Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA) borró su ganancia inicial y se hunde un 2,4% para ubicarse en las 89.389 unidades. El referencial, medido en dólares, había registrado el jueves su valor más alto desde noviembre de 2021.

En sintonía, las acciones argentinas que cotizan en Wall Street (ADRs), sufren mayoría de retrocesos. Tanto en Buenos Aires como en Nueva York, las pérdidas son lideradas por el sector financiero, con el banco BBVA a la cabeza.

La mala performance se da mientras las principales bolsas del mundo se desploman; en EEUU el tecnológico Nasdaq cae 1,9%, mientras que en Europa se verificaron derrumbes de hasta 6%, como sucedió en el caso del FTSE de Milán.

Las acciones mundiales se debilitaron y la demanda por refugios creció después de que las fuerzas militares rusas se apoderaron de la mayor central nuclear de Europa, en lo que Washington calificó como un asalto temerario con riesgo de catástrofe.

En este contexto, el aislamiento financiero global de Rusia se intensificó el viernes cuando la Bolsa de Londres (LSE) suspendió la negociación de sus últimos valores rusos y algunas aseguradoras retiraron la cobertura a los exportadores.

La tensión a nivel global anula el efecto positivo que había generado en los mercados locales el anuncio oficial de acuerdo entre el Gobierno y el FMI.

El trato aún debe ser aprobado por el Congreso, en un debate que se realizará a contrarreloj ya que a fin de mes vencen unos u$s2.800 millones, una cifra que supera a las reservas netas del Banco Central. Tanto dentro del oficialismo como dentro de la oposición hay posturas desencontradas respecto de cómo direccionar el voto.

El período de repago de cada desembolso del organismo multilateral de crédito es de 10 años, con un período de gracia de 4 años y medio, lo que implica que el país comenzará a pagar la deuda a partir de 2026 y hasta 2034.

En cuanto a los objetivos de política económica, el Gobierno avanzará en un proceso de consolidación fiscal para llegar a un equilibrio de las cuentas públicas en 2025. Según el comunicado oficial del Ministerio de Economía, esto se buscará lograr mediante la recuperación de la actividad económica, sin recorte del gasto.

Paralelamente, el acuerdo contempla un sendero hacia tasas de interés positivas en términos reales y un tipo de cambio real compatible con el objetivo de acumulación de reservas.

En cuanto a las tarifas energéticas, la meta es reducir los subsidios en un 0,6% del PBI este año. Según lo anunciado por el Poder Ejecutivo, los sectores de mayores ingresos pagarán de aquí en más la tarifa plena, es decir, no recibirán más subsidios.

Mientras tanto, los beneficiarios de la tarifa social tendrán como tope de aumento el equivalente al 40% de la variación de los salarios del último año, mientras que la población restante percibirá una suba equivalente al 80% del movimiento del Coeficiente de Variación Salarial (CVS).

"Nuestro Gobierno no está sumando un solo dólar de deuda. Lo que hacemos es refinanciar esos vencimientos ganando tiempo", dijo este viernes el ministro de Economía Martín Guzmán.

El funcionario también advirtió en diálogo con Radio 10 que la mejora del perfil de la deuda pública "es esencial para bajar la inflación" y remarcó que, para conseguir ese objetivo, "es fundamental reducir el déficit primario".

Además, detalló que el primer desembolso del organismos sería equivalente a u$s9.800 millones, de los cuales quedarían cerca de u$s6.000 millones netos para engrosar las reservas.

Riesgo país y bonos


Por su parte, los bonos soberanos en dólares se derrumban hasta 4,3%, siendo los títulos emitidos a mayor plazo los más afectados.

Por ende, el riesgo país, medido por el banco JP Morgan, trepa 4,3% (81 unidades) hasta los 1.931 puntos básicos. De esta manera, el indicador superó el nivel que tenía en la previa al entendimiento anunciado con el FMI el 27 de enero.

El jueves, los bonos habían recuperado gran parte de las pérdidas luego de los comunicados del Gobierno y del Fondo, aunque no lograron cerrar con mayoría de subas.

"Los bonos en dólares esbozaron tímidas subas tras el anuncio, pero cerraron con números mixtos. El precio promedio ponderado cerró en u$s31.82 (-u$s0.06 1D; -u$s1.38 5D). La clave los próximos días estará en el debate dentro del recinto y el apoyo político que el Gobierno necesita conseguir antes del 21 de marzo", profundizaron desde la sociedad de bolsa Portfolio Personal Inversiones.

Te puede interesar