Aseguran que la brecha en educación financiera es un "obstáculo clave" para el desarrollo de los mercados

Novedades 28 de julio de 2022 Por Aldana Reinoso
De todas maneras, cada vez son más mujeres quienes consultan por productos y servicios financieros, y sienten curiosidad por convertirse en inversoras y conocer más sobre los productos del mercado de capitales.
620ceda4dd670

Más de dos tercios de los adultos de todo el mundo no tiene educación financiera y que existe una gran brecha en la educación financiera entre mujeres y hombres, incluso en países muy desarrollados; mientras que en Argentina la brecha es inclusive más importante que esos paíes y otros de la región.


Sólo el 24% de las mujeres argentinas encuestadas pudo contestar correctamente 2 preguntas sobre cómo funciona el interés compuesto, mientras que el 32% de los hombres argentinos encuestados pudieron hacerlo. Así se desprende de una encuesta de alfabetización financiera global realizada hace pocos años por StandardPoor's Ratings Services (S&P Global FinLit Survey, una de las mediciones más amplias de alfabetización financiera global realizada hasta la fecha).

En el informe, sostienen que existe una marcada correlación entre la educación financiera, el acceso al financiamiento y la solidez de los mercados. Esta brecha es un obstáculo clave para construir mercados más fuertes, accesibles y sostenibles en todo el mundo.

Según el estudio, Estados Unidos, con una tasa de alfabetización financiera del 57%, va a la cabeza de un puñado de países como Alemania, Israel, Nueva Zelanda y Noruega que también mostraron altas tasas de alfabetización. En estos países, la brecha entre hombres y mujeres es menor y se demostró que la mayor tasa de educación financiera correlaciona positivamente con el ahorro a largo plazo tanto de mujeres como hombres (considerando los años posteriores a la jubilación) y en la probabilidad de que dicho ahorro se haga dentro de una institución financiera, haciendo uso de productos financieros como cuentas de ahorro o de inversión.

Como consecuencia, una mayor cantidad de personas se benefician de acceso al financiamiento para poder alcanzar sus objetivos planificados. Por lo contrario, en economías donde la alfabetización es radicalmente más baja, las mujeres tienen una menor probabilidad de obtener un crédito, o simplemente de tener un fondo de emergencia para cuando tengan necesidades financieras específicas. Esto se le suma a la brecha de ingresos que suele ser más fuerte en economías más débiles.

“El acceso a los conocimientos básicos en relación con las finanzas personales debería ser una prioridad, junto con el desarrollo de la autonomía económica. Depender de otra persona en este sentido, tanto sea por falta de educación como de posibilidades de generar ingresos propios, impacta muy especialmente en las mujeres limitando su desarrollo, sus posibilidades de proyectar el futuro y el bienestar en general tanto de ella como de su entorno. No pensemos que solo aquellas que no tienen acceso a esa capacitación delegan la gestión de sus finanzas y las familiares en otra persona, es llamativo comprobar que incluso las que tienen estudios superiores y buenos ingresos propios también lo hacen, sufriendo las consecuencias posteriormente. Lo veo a diario. Sería ideal tomar conciencia de todo esto siendo muy joven, de todos modos, nunca es tarde para empezar. Hoy contamos con múltiples opciones de inversión independientemente del monto, hay instrumentos para todos. Es cuestión de encontrar asesoramiento profesional especializado en personas que dan sus primeros pasos en el tema y comenzar la primordial tarea de gestionar tu futuro.”, comentó Gabriela Terminielli, Magíster en Administración de empresas, Lic. en Psicología especializada en mujeres, Co Chair de Women Corporate Directors Argentina y directora de BYMA Bolsas y Mercados Argentinos.

“Cuando comencé a dar mis primeros pasos en el mundo laboral, tenía el objetivo de ir formando un ahorro con mi sueldo y con ese capital realizaba plazos fijos en el banco ya que desconocía la existencia de otros instrumentos de inversión. Afortunadamente desde muy joven aprendí (chocando contra la pared) que en realidad me estaba descapitalizando, ya que la tasa de interés del plazo fijo no lograba compensar la inflación. Esta frustración fue mi motivación para acercarme a la bolsa de valores. De cuidar mis ahorros, pasé a generar una segunda fuente de ingresos, hasta que finalmente renuncié a mi trabajo de oficina para dedicarme a ser una inversora particular. Cuando inicié este camino, noté una baja participación femenina siendo alumna en diferentes cursos de inversión, ya que normalmente era la única mujer presente en la sala. Al principio me generó desilusión no contar con amigas para conversar sobre temas de inversiones, como cualquier otra charla de café. Sin embargo, cada día me voy encontrando con más mujeres involucradas en este mundo. Estoy segura de que muchas mujeres deben tener inquietudes o necesidades similares a las que atravesé; y espero que ayudando a difundir la educación financiera pueda motivarlas a querer participar de esta actividad que disfruto tanto”, explicó Mariela Capezzuoli, Licenciada en Administración e inversora particular (@marucape_).

“Hay una variable cultural en el tema del género y la educación financiera, y eso es uno de los factores que agrandan la brecha. Esto se ve cuando en una cena los hombres hablan de inversiones y las mujeres de otra cosa, de cuando la conversación empieza a ser de cripto y muchas mujeres dicen “ah no yo de eso no sé nada”, o cada vez que se delega en el hombre de la casa una decisión económica importante, como qué auto comprar. A mí personalmente lo que me preocupa es que veo esto sucediendo en mayor medida en todo el sector de la economía que nació gracias a la innovación que proponen blockchain y las criptomonedas, porque creo que son el desarrollo más importante desde que surgió internet. Son demasiado importantes como para delegar su uso y construcción por completo a la mitad de la población. Empecemos, propongo, por hacer un pequeño esfuerzo en revertir la tendencia cultural, aprender, aunque sea algo, participar de la conversación y entender que ninguna de estas cuestiones son cosas de hombres. Ganar, administrar e invertir dinero es tema de mujeres también”, remarcó Olivia Goldschmidt, Periodista de Finanzas y colaboradora en La Nación (@oligolds).

Es evidente que llevará años revertir esta disparidad, y que se necesitará de muchos actores del propio mercado financiero / de capitales y – también de actores externos al mismo - para impulsar un cambio robusto en este sentido. Los resultados del estudio dejan claro que potenciar la participación de las mujeres en el mundo de las inversiones es una cuestión determinante, para su prosperidad personal y para contribuir a un futuro más equitativo para todos.

En este contexto, el Grupo SBS busca potenciar de forma más efectiva la participación de la mujer en las finanzas. Desde el lanzamiento de Quicktrade (una APP pensada para ser el brazo tecnológico financiero del grupo, para que cualquier persona pueda acceder al mundo de las inversiones desde la comodidad de su celular de forma simple, rápida y sin montos mínimos) y de Quicktrade API Market notamos que cada vez son más mujeres quienes consultan por nuestros productos y servicios y sienten curiosidad por convertirse en inversoras y conocer más sobre los productos del mercado de capitales.

"Esto demuestra que el estereotipo tradicional de la persona que está interesada en invertir está anticuado. Muchas mujeres están interesadas en invertir, y cuanto más participemos en motivar esto desde todos los sectores de la sociedad, mayor será el beneficio para generar el cambio que se da cuando las mujeres comienzan a hacer uso de instrumentos de inversión para alcanzar sus metas en términos de finanzas personales", aseguran desde el SBS.

"Existe una gran variedad de productos de inversión y muchas herramientas tecnológicas que hacen que acceder a los mismos sea muy sencillo. En consecuencia, solo a través de la educación financiera, dando a conocer estos productos y sus ventajas y rompiendo la falsa creencia de que el mercado de capitales es solo para algunos, vamos a poder aportar tanto a reducir la brecha de género en la alfabetización financiera como a aportar a que exista más inclusión financiera en Argentina", agregan.

Te puede interesar