Los mercados financieros globales estuvieron en rojo y la Argentina no pudo quedar al margen

Al ritmo de las caídas en Wall Street, la Bolsa porteña cayó 2,2% en dólares y los bonos de la deuda padecieron la caída de los mercados emergentes

ISL6G2U2WZCGXESHHKLQQRZ6DY

“Fue difícil ver algo verde. En el mundo todo estuvo en rojo”. La frase del operador resumió lo negativo que estuvo la Argentina y el planeta, en particular Brasil, donde circuló un rumor de que se iban a elevar las metas de inflación de 4,8% a 6% para este año.

Nadie salió indemne en la región. Mientras la Bolsa de San Pablo perdía 1,77%, el real se devaluaba 1,75% y cerró a 5,29 contra el dólar.

 
En realidad, el mal humor de los mercados nació en Estados Unidos donde al principio de la rueda todo parecía normal y los principales índices de las Bolsas neoyorquinas abría en positivo. Pero a la mitad de la rueda comenzó una toma de ganancias que los hizo cerrar con rojos de hasta 1,02% como fue el caso del Nasdaq.

El problema fue que los rendimientos de los bonos del Tesoro norteamericano a 10 años se empinaron a 3,68% porque los más conservadores tomaron ganancias y se refugiaron en activos más seguros.

Además, el dólar cayó frente a las seis principales monedas del mundo, en particular ante el euro. La plaza local vivió esa aversión al riesgo y la Bolsa poco a poco comenzó a desmoronarse. Con escasos negocios por $3.114 millones el S&P Merval, el índice de las acciones líderes, cedió 0,75% por una leve recomposición sobre el final de la rueda. En dólares, la baja fue de 2,2% por el fuerte aumento del dólar contado con liquidación que avanzó $5,54 (+1,5%) a 371,60. El llamado “dólar fuga” resistió todas las intervenciones del Banco Central. Si no hubiera sido por esas intervenciones habría cerrado cerca de los $374.

El dólar MEP, cerró equilibrado, con una leve baja de 59 centavos a $354,36, porque la intervención le robó los $2,20 que llevaba de suba hasta 15 minutos antes del cierre.

“Si bien intervino todo el día y dejó de lado su parsimonia, el Banco Central golpeó fuerte al cierre con una orden de compra de bonos por USD 2,8 millones al tiempo que vendía los mismos títulos en pesos a una menor paridad. Hay una contradicción: mientras acelera el ritmo de devaluación interviene en los dólares financieros para evitar que se ensanche la brecha cambiaria. La jugada es riesgosa e insostenible en el tiempo por las bajas reservas. El subsidio a los compradores de dólares en un año electoral, hace que sea el producto más barato de la economía”, señaló el trader Esteban Monte.

En la plaza mayorista, el dólar aumentó 0,36 centavos a $190,21 y el Banco Central tuvo que vender USD 59 millones haciendo bajar las reservas en 92 millones a 40.076 millones y dejándolas a un corto tramo de perforar el piso de 40 mil millones. El “blue” comenzó la rueda con fuerza y llegó a $383 pero recortó sobre el final de la rueda y terminó en $379; $2 por debajo del miércoles.

 Los bonos de la deuda argentina padecieron la caída en los países emergentes. El GD30D, el bono con el que el Banco Central interviene en el mercado con la justificación de que es un programa de recompra para mejorar la paridad, perdió 0,1% y está 7% abajo en el año. Hubo títulos que perdieron más de 2%. En el balance final la suba del riesgo país fue de 16 unidades (+0,8%) y quedó en 1.928 puntos básicos.

Salvador Vitelli, analista financiero y experto en agronegocios, señaló que “se reforzó el rumor de que habrá un tercer dólar soja. Por eso, el diferencial de precios a futuro en la soja, se incrementó. Pero lo más llamativo fue la desproporción del volumen operado. La soja mayo negoció poco más de 600 contratos contra 188 de julio lo que indica que la mayoría de los operadores esperan ese dólar preferencial para mayo. La sensación del nuevo dólar soja se refuerza por lo lejos que se está de cumplir la meta de reservas con el FMI. Faltan USD 2.000 millones para alcanzarla”.

“Tras la venta de USD 59 millones por parte del Banco Central, el promedio diario de febrero es de 52 millones con lo que en el mes las ventas sumarían entre USD 800 y 850 millones”, agregó Vitelli.

Otro dato llamativo para Vitelli, fue el mercado de futuros del dólar donde las apuestas los fines de mes oscilan en una devaluación promedio de 6%, salvo para diciembre donde por el posible cambio de Gobierno el dólar da un salto de 8%.

Hoy es la última rueda de la semana y habrá que observar al mundo para ver si renace el mercado local de bonos y acciones.