Con la mira en la inflación, el mercado espera por dos decisiones claves para esta semana

La implementación de un dólar especial para las economías regionales y la resolución del canje de deuda en pesos acaparan la atención de los operadores

ISL6G2U2WZCGXESHHKLQQRZ6DY
ISL6G2U2WZCGXESHHKLQQRZ6DY

Dos medidas clave se esperan esta semana. Una de ellas volvería antiguos los cálculos sobre inflación que se hicieron. Se trata del dólar que se otorgará a las economías regionales que exportan USD 5.000 millones anuales y abarca a cientos de productos, desde frutas, pasando por vinos hasta el maní. Además, es una admisión del retraso cambiario y del subsidio a las importaciones.

Este tipo de cambio bautizado como “dólar Malbec” porque nació de una antigua promesa de Alberto Fernández a los productores vitivinícolas, si bien puede estimular el ingreso de divisas, se transformará en una importante usina de emisión y de demanda de dólares MEP.

 
El “dólar Malbec” se estima que tendrá un precio de $270, de los cuales una parte se los revenderá a los importadores a poco menos de $200. El Banco Central deberá emitir por la diferencia e impactará de manera directa en los precios. Las estimaciones las consultoras en el REM que efectúa el Banco Central, pueden ser una antigüedad; la calcularon en 99,9%.

De todas maneras, los mayores dólares que se obtengan serán un calmante y no una solución porque faltarán los USD 20.000 millones del agro que se llevaron las heladas y la sequía.

De ninguna manera se alcanzarán a fin de año los USD 12.000 millones de reservas netas que pidió el FMI. Esa cláusula ya está olvidada y el organismo multilateral, seguirá perdonando los incumplimientos.

El canje de los bonos parece menos complicado. De hecho, hay un piso de 66% asegurado para los $6.500 millones que vencen hasta julio y son los que más le pesan al Ministerio de Economía. La tenencia de bonos de los bancos tampoco será un problema: La mayor parte de los títulos está en la banca oficial y en ese grupo el Banco Nación carga con 77% de los bonos.

Para la oposición es esto o el estallido. Por eso no hay grandes resistencias del otro lado, pero el problema es que los bonos que se entregarán serán 80% ajustados por CER y 20% duales (CER o tipo de cambio, a elección del acreedor). Como en el medio habrá un “put”, una opción de venta a un plazo determinado para los que tomen los nuevos bonos, se agrega una complicación por lo imprevisible de esta operación.

En la semana se discutirán estos datos clave y no hay que olvidar que muchos de los bonos que tienen los bancos son de ahorristas que los tienen depositados en fondos de inversión y verán que decisión toman.

No debería extrañar un pase a dólares de una parte de los tenedores de bonos, lo que no modifica el escenario porque la cantidad de bonos es la misma y lo que cambia son las manos que los poseen.

De hecho, el canje tiene asegurado un 66% de los títulos que están en manos oficiales (bancos nacionales, provinciales, Banco Central y la Anses), pero no es suficiente y necesitará de la colaboración de inversores institucionales (empresas de Seguro y bancos privados).

A todo esto, los bonos de la deuda externa en dólares, tuvieron ligeras recuperaciones y el riesgo país cedió 7 unidades a 2.081 puntos básicos.

Si se comparan los bonos con acciones se verá la diferencia de apreciaciones. Según el analista financiero Salvador Vitelli “el riesgo país que marcan las acciones del Merval es de 800 puntos contra más de 2.000 puntos en los bonos de la deuda”.

La noticia tuvo un alto impacto en los bonos que ajustan por CER y vencen en el largo plazo. El TX25 subió 2,36% y acumula alzas de 21% en el año. Los bonos duales, protagonistas del canje, no tuvieron la misma suerte y subieron no más allá de 0,60%.

Con estas novedades, se esperan en la semana más presiones en el frente cambiario y en los bonos que ajustan por el CER a largo plazo porque las medidas tendrán un fuerte impacto inflacionario hasta diciembre próximo.