Las brechas del dolar irían en aumento con la expansión monetaria

Entre el 1/11 y el 26/11 la “base monetaria” (dinero en circulación, más encajes bancarios) aumentó en 276.337 millones de pesos. Un incremento de 20% en menos de un mes.
pesodolar

La mayor parte de la expansión monetaria se debió a la compra de dólares del BCRA. La autoridad monetaria emitió $ 129.744 millones para comprale al sector privado los dólares del superávit comercial.

   Además , hubo un “desarme” de Leliqs -Letras de Liquidez – y Pases (que son como una Leliq a 1 día) por un total de $89.000 millones . El BCRA emitió para pagar intereses de las Leliqs otros $43.328 millones.

   Por último, el Central volvió a emitir para cubrir el deficit fiscal (desde junio de 2018 no lo hacía). En lo que va de noviembre (hasta 26/11) emitió $40.000 millones. Este último ítem seguirá incrementándose en las próximas semanas.

 En diciembre se concentra el “grueso” del déficit fiscal y el Gobierno utilizará la “maquinita de pesos” para hacer frente a esos compromisos. Vale señalar que Macri autorizó al BCRA por decreto el 28 de octubre, un día después de las elecciones generales, una emisión de $400.000 millones (como tope) para cubrir el programa financiero.

La emisión monetaria para comprar dólares del superávit comercial (en un contexto en el que el super cepo borró la demanda de dólares) y para financiar el déficit fiscal, será potenciada en las próximas semanas por una baja de la tasa de interés todavía más agresiva de los préstamos al sector privado.

   Esa es la base del plan de Alberto Fernández, en el cortísimo plazo, para estimular el consumo.

   El “súper cepo”, con el crecimiento de los plazos fijos junto con la baja de las tasas que pagan los bancos por sus depósitos, le permitirá doblar esa apuesta.

   La evolución inicial del plan dependerá del monitoreo de tres variables: tasa de inflación, brecha cambiaria, recuperación del consumo.

   El riesgo, como ya dijimos más de una vez, es que la brecha con los “otros dólares” (blue, contado con liquidación) se amplie más allá de lo tolerable (¿30, 40%?) y se acelere la inflación.

   Reducir ese riesgo será dependerá de la consistencia del plan fiscal y de cómo se cierre la renegociación de la deuda con los acreedores privados.

   ¿En el Presupuesto 2020 se planteará mantener 1 punto del PBI de déficit primario, como dejará Macri, para financiar con emisión de pesos? ¿El déficit primario (antes del pago de intereses) será mayor o menor? ¿Se logrará cerrar rápido una “negociación amigable” con los acreedores privados que luzca sostenible para los próximos 4 años?

   Todos interrogantes todavía abiertos que deberá responder rápido la gestión Fernández.

Fuente. Ecoonomista: Maximiliano Montenegro. Plan M

Te puede interesar