El 2020 podría ser buen año para los activos argentinos.

Nacionales 28 de diciembre de 2019 Por CPN Guillermo F. Williams
En 2018 y 2019 el dólar fue ganador pero no podemos descartar que, ya pensando en el 2020, los activos argentinos den batalla y logren recuperar valor.
Ver galería entrepreneur-1340649_1920
1 / 2 - entrepreneur-1340649_1920

En las últimas semanas, se despejaron algunas de las principales preocupaciones que tuvieron en vilo al mercado durante meses. En primer lugar, habría voluntad pago. En segundo lugar, se intentará una primera negociación amistosa de la deuda, sin cesación de pagos en el cortísimo plazo. Y en tercer lugar, habrá ajuste, principalmente vía aumento de impuestos.
 
En concreto, este último se perfeccionó con la aprobación de la Ley de Emergencia Económica que incluye aumentos masivos de impuestos a exportadores, y a la clase media, sumado desde el lado del gasto a ahorros considerables en la seguridad social. El congelamiento de la fórmula de indexación para jubilaciones y beneficios sociales es una herramienta fiscal extremadamente poderosa, especialmente en un contexto donde la inflación es tan elevada. En términos del presupuesto, este paquete podría llevar a un ahorro de entre 2 y 2,5% del PBI, lo que renueva la esperanza de que el Frente de Todos logre alcanzar, en algún punto de los próximos 2 años, el superávit necesario para armar un plan razonable de pago de la deuda.
 
Informate másDólar: el BCRA fijó en $10 millones el patrimonio mínimo de las casas de cambio
Ahora, la pregunta aún abierta es: ¿Cuánto de esta ganancia fiscal inesperada (pero claramente, buscada) se gastará en avivar el consumo, y qué resultados inflacionarios tendrá? Esto dado que el nivel de ahorro realmente quedará determinado por la discrecionalidad del presidente que será, por ejemplo, quien determine los ajustes en los próximos 180 días.

 
Pero lo importante hoy es que, este combo permite conformar un Alberto Fernández mucho más moderado de lo que las expectativas priceaban, lo que dio el marco para un rally de Navidad de gran escala para los activos argentinos.

La recuperación de los precios de todos los activos ha sido inusitada en bonos en pesos y en dólares, así como acciones. Mientras que la baja de tasas en pesos generalizada, en niveles ya por debajo de la inflación esperada, invita a algunos inversores a asumir mayores riesgos y permite financiar estrategias de apalancamiento.

Otro hecho inaudito fue la derogación del impuesto cedular a partir de 2020, eximiendo de pagar Ganancias a todos los títulos públicos argentinos que estaban gravados, y también eximir a los plazos fijos y Obligaciones Negociables.

Tanto ha cambiado el humor, que el Tesoro se ha animado a emitir nuevas letras en pesos a tasa variable con una buena recepción, reabriendo así una puerta al financiamiento privado.

Sumando al tono positivo, en noviembre se produjo un superávit comercial de u$s2445 millones, alcanzando un acumulado de u$s15025 millones para los últimos 12 meses, el más extenso de los últimos 10 años. Esto acompañado al endurecimiento del cepo, permite al BCRA seguir recomponiendo reservas.

Por su parte, la imposición del impuesto de 30% sobre la compra de dólares para atesoramiento y turismo, impulsó a un nuevo récord al dólar informal. Esto volvió a darle protagonismo al dólar que surge del arbitraje de bonos, que quedó en un valor intermedio entre el dólar oficial (sin el impuesto) y el informal.

Si vamos concretamente, a la estabilidad del Contado con Liquidación en las últimas ruedas, creemos que esta es atribuible a flujos especulativos para aprovechar la oportunidad que significan algunos bonos en moneda local y la repatriación de efectivo por parte de las empresas que deben pagar cuentas en pesos antes de fin de año.

Por ello, es importante contemplar un posible freno a las subas en los primeros días del 2020, las que han sido muy pronunciadas anticipando un proceso de reestructuración que todavía no comenzó. De hecho, no hay que olvidar que más allá de la recuperación reciente, los activos argentinos siguen representando una inversión altamente especulativa. Sin ir más lejos, aún no hay una oferta sobre la mesa.

Desde ya, este rally navideño no dejó alegrías para todos. Los tenedores de letes en dólares, salvo algunas excepciones contempladas en el DNU, sufrieron un re-reperfilamiento. Paradójicamente, los que eran los instrumentos considerados más conservadores (por ser de muy corto plazo y emitidos por el Tesoro) resultaron los más perjudicados. Ahora el 100% de los vencimientos, cerca de USD 8100 millones de dólares quedaron concentrados en agosto de 2020, donde salvo un milagro económico estaremos hablando de un re-re-reperfilamiento.

Otro dato para quienes ven el vaso medio vacío, es que seguramente MSCI volverá a poner en duda la pertenencia de Argentina al índice de emergentes en los próximos meses.

De todas formas, hay que ver las cotizaciones en perspectiva, sobre todo en renta variable. Luego de una caída del 90% en dólares (como ocurrió en varias compañías), para volver al precio inicial hay que subir un 1000%. Nadie espera que en el corto plazo volvamos a los niveles de enero 2018 porque estamos en un entorno completamente distinto, pero tampoco hay que embriagarse con los movimientos de corto plazo y tratar de ver la película de largo. En 2018 y 2019 el dólar fue ganador pero no podemos descartar que, ya pensando en el 2020, los activos argentinos den batalla y logren recuperar valor.

CPN Guillermo F. Williams

Asesor Financiero

Te puede interesar