Para Alberto, el acuerdo con el FMI "está cerrado" pero falta bajar tasas: cuándo podría llegar esa definición

Política 04 de octubre de 2021 Por Aldana Reinoso
El presidente aseguró que sólo resta definir la baja de tasas. En el Gobierno aclaran que hay otros temas pendientes, como la posibilidad de abrir el acuerdo y garantizar acceso a mejores condiciones. Cómo sigue la hoja de ruta del Fondo. Semana clave para Georgieva.
bona

Pese a que no se conoce su contenido, el presidente Alberto Fernández asegura que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) estaría "cerrado". Pero para que sea definitivo, "falta que se oficialice la baja de tasa", aclaró en un diálogo con Roberto Navarro, de El Destape.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, prometió que el acuerdo pasará por el Congreso, para que tenga un aval mayoritario, lo que llegaría después de las elecciones de noviembre. Se negocia un acuerdo de Facilidades Extendidas, con un plazo máximo a 10 años y al menos tres años de gracia y "espacio fiscal" para crecer. 

En el Gobierno aseguran que el diálogo con el FMI es constante y hay "detalles por trabajar": los sobrecargos en las tasas para los acuerdos 'extraordinarios' como el argentino, la posibilidad de poder abrir el acuerdo a futuro y el acceso a mejor financiamiento de la mano del Fondo de Resiliencia. 

 Ese nuevo fondo se puede crear con los Derechos especiales de giro (DEG) que no utilizarán los países ricos y que les fueron asignados en el reparto global por la pandemia de u$s 650.000 millones.  

En sus informes, si bien el Fondo Monetario avala espacio para generar políticas expansivas, reclama una salida gradual del cepo, un marco para promover inversiones, creación de empleo desde el sector privado y una baja gradual del déficit.  

"El acuerdo está cerrado, falta que se oficialice la baja de tasa. Pero si no sale pronto se puede manejar con una cláusula pari passu, como en el tema del plazo", remarcó Fernández en el diálogo con El Destape. El Gobierno aspira a poder acceder a un trato igualitario si en el futuro el FMI mejora las condiciones de sus programas.

 BAJA DE SOBRETASAS EN CAMINO

Guzmán viene reclamando la baja de tasas desde las reuniones del G20 del año pasado y está en la agenda del organismo. En la última conferencia de prensa del vocero del FMI, Gerry Rice, aseguró que la directora generente, Kristalina Georgieva, está avanzando con el proceso. 

 Semanas atrás Guzmán consideró que el FMI debía acelerar esta definición. Para la Argentina en un acuerdo especial como el de facilidades extendidas- para refinanciar los u$s 44.500 millones del Stand-By, implica un sobrecosto de u$s 1.000 millones anuales que puede crecer.

La reunión anual del FMI y Banco Mundial la próxima semana podría ser el escenario para mostrar avances sobre la negociación por las tasas, aunque se espera que de haber un anuncio podría llegar en la cumbre de presidentes del G20 a fin de este mes, el 30 y 31 de octubre. De confirmarse, podría allanar el camino para anunciar un acuerdo post-elecciones. 

 EL FACTOR KRISTALINA

El board tiene previsto avanzar en una reunión sobre el tema, aunque la investigación sobre Georgieva por la supuesta adulteración de datos del informe Doing Business del Banco Mundial se coló en la agenda. Mañana los directores del organismo analizarán los cargos y el martes se reunirán con Georgieva. La economista búlgara está bajo investigación del comité de ética del FMI por haber favorecido a China cuando estaba en el BM. 

Pese al optimismo de Fernández, la presión sobre Georgieva no cesa. Esta semana el FMI pondrá en marcha su reunión anual con la publicación de informes y proyecciones económicas y será "business as usual", hasta la reunión de gobernadores de la próxima semana, donde podría haber un nuevo encuentro Georgieva-Guzmán si la búlgara pasa el escrutinio de esta semana.

Una remoción de la titular del FMI, si la investigación encontrase pruebas en su contra, podría dañar a Martín Guzmán si pierde una aliada que lo fortalece frente a las internas del Gabinete. En ese marco, Fernández volvió a defender al ministro y a otro de sus delfines, el titular de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. "No los voy a cambiar; son los que están logrando que el país crezca".

Te puede interesar