Previsiones: Qué esperar de los mercados globales en 2022

Educación Financiera 28 de diciembre de 2021 Por Aldana Reinoso
El año 2021 puede haber marcado un verdadero punto de inflexión en los mercados. El coronavirus sigue su expansión en su nueva variante, mientras la amenaza de la alta inflación va en aumento.
action

Las criptomonedas han vuelto a tomar posiciones en la mente de los inversores, las materias primas se han disparado y las divisas afrontan una gran volatilidad. En cambio, los mercados de valores han seguido subiendo, o al menos los principales índices.

2022 podría marcar una nueva era de mercado: Inflación, endurecimiento de las políticas por parte de los bancos centrales, etc.

Para prepararse para el próximo año, Investing.com reúne a nuestros periodistas y analistas de todo el mundo para brindarle una visión global de lo que está por venir. Durante el período de vacaciones de Navidad, publicaremos las perspectivas de nuestro equipo sobre los mercados en todos los ámbitos, desde divisas hasta acciones, desde criptomonedas hasta materias primas, desde Europa hasta Asia y América, y más.

En este artículo, nos vamos a centrar en las perspectivas de los expertos para los mercados a nivel global en 2022.

Perspectivas económicas
Si echamos un vistazo a las previsiones económicas, según Giacomo Barisone, director de calificaciones soberanas de Scope, vemos que la economía mundial continuará su recuperación desigual, pero sólida en 2022, con un crecimiento de alrededor del 4,5%, por debajo del 5,8% en 2021, y con riesgos de revisión a la baja.

Las nuevas variantes del Covid-19, la alta inflación y la retirada del apoyo fiscal y monetario plantean riesgos para la recuperación, explican en Scope Ratings. “El crecimiento del PIB se normalizará en cierta medida el próximo año, pero se mantendrá por encima de la tendencia. Desde Scope prevemos un crecimiento del 3,5% en Estados Unidos, del 4,4% en la eurozona, del 3,6% en Japón y del 4,6% en Reino Unido. China experimentará un crecimiento más cercano a su tendencia a largo plazo del 5%”, dice Barisone.

Principales riesgos: Covid-19 e inflación
Chris Iggo, CIO Core Investments de AXA (PA:AXAF) Investment Managers, señala la nueva variante del Covid como uno de los riesgos que continuará latente en 2022. “El inicio de año va a ser complicado”, advierte el experto, quien describe la situación actual como una “confusión continua” con “señales contradictorias”.

“En los últimos meses, la conversación en los círculos económicos ha girado en torno a revertir las políticas de estímulos y 2022 se perfilaba como el año de aumentos de tipos y cierto ajuste fiscal”, explica el experto. “Pero ahora la cuestión es: ¿se deben subir los tipos para hacer frente a la inflación o debemos permanecer en modo acomodaticio para compensar cualquier nuevo impacto negativo del Covid?”, plantea.

En este sentido, el experto considera que “el peor de los casos es que los banqueros centrales opinen que necesitan aplastar la inflación: los rendimientos reales aumentarían y el crecimiento económico respondería negativamente”, aunque matiza: “Este es un resultado posible, pero tenemos que esperar y ver un poco más sobre qué aportan los datos”.

Compañías globales
“2021 ha sido un gran año para muchas empresas en Bolsa. Sin ir más lejos, algunas de las más grandes como Apple Inc (NASDAQ:AAPL)., Microsoft Corp (NASDAQ:MSFT). o Alphabet (NASDAQ:GOOGL) Inc (Google) cierran cerca de sus máximos históricos, tirando del carro del mercado y haciendo que los principales índices de referencia continúen con su tendencia alcista. Pero, ¿qué esperar en 2022 en Bolsa?”, se pregunta Jerónimo Gómez, fundador de invierteconsentido.com.

Este experto advierte de que, a nivel técnico, algunas de estas empresas ya se aprecian muy extendidas a corto plazo. “Se sitúan cotizando a unos precios muy por encima de sus medias de 40 semanas lo que podrían corregir durante los próximos meses y mantenerse un tiempo de forma lateral. De ser así, estas correcciones podrían verse reflejadas en los principales índices como el S&P 500 o el Nasdaq”.

Por otro lado, Gómez explica que las empresas más pequeñas y consideradas como Small Caps están en una situación muy diferente. Muchas de ellas, a pesar de tener sólidos modelos de negocio, mantener al alza su facturación y siendo perfectamente rentables, han sufrido muchísimo a nivel técnico durante 2021 y podrían florecer en Bolsa en los próximos meses”. “Quien ponga el foco en estas compañías durante el 2022 podrá encontrar muy buenas oportunidades”, añade el fundador de invierteconsentido.com.

En esto mismo coincide Ingrid Kukuljan, responsable de Inversión sostenible y de Impacto de Federated Hermes (PA:HRMS): “Los mercados mundiales de renta variable han experimentado una importante volatilidad en 2021, impulsada por la inflación de los precios, las expectativas de los tipos de interés y la escasez de materias primas. Aunque estas tendencias pueden persistir y provocar periodos en los que el rendimiento del mercado se vea impulsado por factores de estilo, seguimos centrándonos en los valores fundamentales de las empresas y en sus perspectivas a largo plazo. De hecho, la volatilidad de los mercados puede ofrecernos la oportunidad de comprar en empresas expuestas a megatendencias de impacto con valoraciones atractivas”.

En este sentido, el experto considera que “el peor de los casos es que los banqueros centrales opinen que necesitan aplastar la inflación: los rendimientos reales aumentarían y el crecimiento económico respondería negativamente”, aunque matiza: “Este es un resultado posible, pero tenemos que esperar y ver un poco más sobre qué aportan los datos”.

EE.UU., Europa, China

Si bien las principales apuestas de inversión se centran en Wall Street y las compañías tecnológicas, los analistas creen que la renta variable europea también puede ofrecer buenas oportunidades, siempre teniendo una cartera diversificada, sobre todo dependiendo de qué tipo de inversor seamos: si queremos asumir mayores riesgos o preferimos ser más conservadores.

Además, en Schroders (LON:SDR) quieren dedicar una mirada especial a China. “La renta variable asiática (excluyendo Japón) tuvo un 2021 agitado. Las acciones chinas, en particular, se enfrentaron a una serie de vientos en contra y es probable que sus efectos se extiendan a 2022”, explican Robin Parbrook, codirector de inversiones alternativas en renta variable asiática, y Toby Hudson, director de inversiones de renta variable asiática ex Japón de la gestora.

Para estos expertos, China todavía tiene muchos ingredientes para experimentar un fuerte crecimiento en ciertos segmentos de la economía. “El problema que vemos es el creciente protagonismo de las empresas públicas o la regulación estatal en la mayoría de los sectores clave del país. Incluso aquellos que no están dominados por las empresas estatales -como el sector de Internet- se ven obligados a aceptar un grado mucho mayor de participación del Estado en sus operaciones”, concluyen.

Te puede interesar