El BCRA acelera el ritmo de depreciación, pero no revierte la pérdida de competitividad

La suba acumulada del décimo mes del año fue del 6,4%. Asimismo, en las primeras ruedas de noviembre, la autoridad monetaria elevó el ritmo de crawling peg a una tasa efectiva mensual promedio del 6,89%.

Nacionales Por: CPN Guillermo F. Williams 10 de noviembre de 2022
bcra-banco-central
bcra-banco-central

El Banco Central volvió a acelerar el ritmo de devaluación del tipo de cambio oficial en octubre, para evitar alejarse aún más de lo acordado con el Fondo Monetario Internacional, con el cual se comprometió a sostener el nivel de competitividad del tipo de cambio real multilateral de diciembre de 2021. En este sentido, la suba acumulada del décimo mes del año fue del 6,4%. Asimismo, en las primeras ruedas de noviembre, la autoridad monetaria elevó el ritmo de crawling peg a una tasa efectiva mensual promedio del 6,89%, máximos en la gestión de Alberto Fernández.
 
Este ritmo de depreciación indica continuidad en el régimen cambiario de devaluación gradual que sostuvo el Banco Central en 2022, al pasar de 2,2% en enero a 2,3% en febrero, 3,3% en marzo y 4% en abril. Luego, tanto en mayo como en junio, se sostuvo en el 4,2%, aumentó a 4,8% en julio, a 5,7% en agosto y a 6,2% en septiembre. En todos los meses, con la excepción de septiembre, el crawling peg oficial corrió por detrás de la inflación.
 
Este factor, sumado a un contexto internacional de fortalecimiento del dólar a nivel global, llevó a que el tipo de cambio real multilateral, que mide la evolución de la cotización del peso relativa a las monedas de los principales socios comerciales del país, se aleje 12,1 puntos del nivel de equilibrio pactado con el FMI. En el acuerdo con el organismo, el Gobierno se comprometió a sostener el tipo de cambio real multilateral en el nivel de diciembre del 2021, es decir, 102,5 puntos, sin embargo, según datos del Banco Central, el mismo se encuentra en los 90,4 puntos. 

 
Andrés Reschini, analista en F2 Soluciones Financieras, señaló: “En lo que vamos de noviembre hasta el cierre de ayer, el tipo de cambio A3500 se movió a un ritmo del 6,89% TEM o 125% TEA. Revertir la pérdida de competitividad va a depender de lo que pase también con la inflación. Es distinto si el IPC viaja al 6% y el tipo de cambio al 6,9%, a que el IPC siga acelerando y el tipo de cambio oficial lo corra de atrás, como viene sucediendo desde al menos 2021, con la excepción de septiembre de este año, mes para el cual ambos empataron”.

En esta línea, Pablo Repetto, head of research en Aurum Valores, destacó que “la magnitud del atraso ya es tan grande que no vemos posible que el crawling peg pueda ser exitoso en revertir lo acumulado; quizá en el mejor de los casos alcance para no profundizarlo”. 

 
 
Intervenciones
Pese a las restricciones que impone el SIRA sobre las importaciones, las ruedas cambiarias se complejizaron para el BCRA. La intervención de la autoridad monetaria acumuló un saldo negativo de u$s620 millones en lo que va de noviembre, superando, en las pocas ruedas del mes, el rojo de octubre.

Sobre este punto, Reschini consideró: “El tipo de cambio oficial está mucho más abajo del tipo de cambio de equilibrio del mercado. Como está más abajo de lo que se operaría bajo condiciones de libre mercado, los agentes tratan de no liquidar, pero, a la vez es un incentivo a adquirir a ese TC, o sea, importar. Vimos un ejemplo de que cuando se pone más a tono con lo que sería un valor de mercado, este responde cuando se implementó el Programa de Incentivo Exportador para sojeros”.

Asimismo, un informe de Ecolatina advierte que sobre esta dinámica sigue influyendo una menor liquidación del agro: “En la semana pasada, la liquidación del sector ascendió a u$s 182 millones, 40% por debajo de los u$s 311 millones de la semana previa. El promedio diario de u$s 36 millones, resulta asimismo muy inferior a los u$s 150 millones diarios de agosto. Cabe recordar que durante octubre la liquidación del agro fue la menor desde marzo 2020. De esta forma, se va revelando más claramente la magnitud del adelantamiento de exportaciones provocado por el “dólar soja” y la consecuente escasez de oferta para los meses subsiguientes. La sequía ya está dejando daños permanentes que redundarán en una menor oferta en el MULC y volverán más angosto el margen de maniobra de la autoridad monetaria”.

Te puede interesar