La actividad económica mostró mejoras en junio, pero cayó 12,3% en el último año

Novedades 20 de agosto de 2020 Por aldana reinoso
La clave fue la vuelta al trabajo de diversos sectores en el marco de las medidas de aislamiento social. Comercio mayorista y minorista, industria manufacturera y en parte la construcción, son los sectores que movieron el amperímetro
obras_viales.jpg_258117318

El dato sorprendió a propios y extraños, no tanto por la mejora relativa que mostró la economía en junio -aún con caída interanual- sino por el avance observado y la magnitud del crecimiento en comparación al mes anterior. El Estimador Mensual de Actividad Económica (EMAE) arrojó para el sexto mes del año una contracción de 12,3% en relación al mismo mes de 2019 -algo que ya descontaban los analistas, producto de la extensa cuarentena-, hilvanando así cuatro meses consecutivos con caídas de dos dígitos en el marco de la pandemia de Covid-19 . Con este dato, el primer semestre del año acumula una contracción del 12,9% en comparación al mismo período de 2019.

Pero observando la foto mes a mes, se observó en junio una nueva expansión en la actividad económica, en este caso, un crecimiento del 7,4% en la medición desestacionalizada en relación a mayo. Analistas consideran que en julio podría haber algún retroceso por el endurecimiento de la movilidad en el AMBA a comienzos de ese mes y hacia adelante hay incertidumbre sobre la evolución de la pandemia .

Así, se estima para todo el año una caída entre 12,5% y 13%. "La mejora obedeció fundamentalmente a una mayor flexibilización de las restricciones a la circulación, principalmente en la industria y el comercio, sobre todo en las provincias menos afectadas por la Covid-19", señaló el Indec , al difundir el dato de junio.

En verdad, la mayoría de las consultoras estimaban que habría caídas más profundas en términos interanuales -por encima del 16%- que de todos modos, mostraban cierta desaceleración de la caída tras el desplome de 26% de abril y 20,5% en mayo, cuando se registró el mayor impacto de la cuarentena obligatoria. Las dificultades para estimar la evolución de las variables económicas llevaron a las consultoras privadas a una relativa sub captura del dinamismo que tuvo la economía, tanto pronto como se fueron habilitando distintas actividades. En general, se esperaban un avances entre el 2 y 2,5% en la comparación intermensual.

Los más optimistas veían un incremento de la actividad acercándose al 5%, pero ninguno imaginó que podría llegar al 7,4% intermensual. En el desagregado por ramas de actividad, la caída se desaceleró en especial por el buen desempeño que tuvo el comercio mayorista y minorista, que cayó apenas 0,3% en junio, luego de retroceder 27,9% en abril y 20,7% en mayo y, en menor medida, la industria manufacturera, que se contrajo 7,3% pero en los dos meses anteriores había mostrado derrumbes del 33,9% y 25,5%.

Otro empujón vino por el lado de la construcción, que aún con caída del 41,9%, recortó mucho las bajas anteriores, como resultado de la habilitación de obras públicas y obras privadas en numerosos municipios del interior. El sector agropecuario (cayó 9,6% interanual) y la pesca (-53,6%), un reflejo de la caída del comercio internacional y el cierre de mercados por la pandemia.

En el caso de la pesca influyó también un conflicto gremial, que redujo significativamente los días de captura. Sólo se salvaron de los números en rojo la intermediación financiera, que avanzó 4,8% y los servicios de electricidad, gas y agua con 3,6% de mejora interanual. Incluso fue menor la caída en impuestos netos de subsidios (10,4% de contracción), un espejo de la evolución de la recaudación en el marco de las diferentes etapas de la cuarentena.

Te puede interesar