Un buen abril nos da oportunidad de reacomodar el portafolio

Nacionales 02 de mayo de 2020 Por CPN Guillermo F. Williams
El Índice Dow Jones tuvo en abril el mejor mes desde 1987, por lo que para los inversores esto puede convertirse en un buen momento. En las crisis profundas, rara vez el primer piso que encuentra el mercado es el definitivo.
Recuperacion
Recuperacion

Increíblemente, luego de registrar una formidable caída de 36% entre el 20 de febrero y el 23 de marzo, el Índice Dow Jones tuvo en abril el mejor mes desde 1987. Los otros importantes índices de acciones de Estados Unidos como el Nasdaq y el S&P500 tuvieron recorridos similares. En un mundo en el que poco a poco los casos de contagio y muerte por Coronavirus van disminuyendo, ¿podríamos decir que la economía se curó? El futuro de los mercados es tan incierto hoy como hace un mes.
 
La buena noticia es que para los inversores que fueron sorprendidos hace un par de meses por las caídas de los mercados, este puede ser un buen momento para rearmarse y hacer por el cuidado del portafolio lo que no se hizo hasta ahora. Seguramente veremos reacomodamientos en las próximas semanas. Es por eso que podemos tomar algunas enseñanzas que nos ha dejado la historia.

Crisis financieras anteriores nos muestran que, cuando son profundas, rara vez el primer piso que encuentra el mercado es el definitivo. En la crisis de 2001 el Índice Dow Jones tuvo 3 importantes caídas y posteriores recuperaciones hasta encontrar el piso, todo eso en un período de 4 meses. En la crisis de 2008, la última registrada, fueron necesarios 5 meses y 4 aparentes cambios de tendencia para alcanzar el piso definitivo. Luego se demoró 5 años más en volver al máximo previo a la crisis. Si bien los mercados mundiales tienen una tendencia alcista de largo plazo, caen mucho más rápido de lo que suben.

En un período turbulento como el actual es mayor el daño que puede sufrir el portafolio en unas semanas que la ganancia ante una recuperación. A riesgo de no verse beneficiado por una recuperación que continúe, temer más a la pérdida parece ser el movimiento más inteligente en este momento, máxime luego de un mes como el de abril en el que, como se dijo, no veíamos resultados tan positivos desde hace más de 30 años.

Por supuesto, todo este vaivén en los precios de los activos financieros tiene una lógica subyacente en los negocios y la economía. En una visita a unas bodegas en Mendoza me mostraron como se plantan rosas en las puntas de los viñedos para que sirvan como alarmas tempranas ante invasión de plagas. Las plagas atacan primero a las sensibles rosas. ¿Podemos usar el precio del petróleo como alarma temprana del futuro de la economía?

La variación que ha tenido el precio del petróleo es fenomenal, e independientemente de lo anecdótico de haber encontrado por primera vez en la historia un valor negativo, hoy se encuentra cotizando a la tercera parte del valor de cotización de principio de este año. En enero los valores del Petróleo WTI superaron los U$D 60 el barril y ahora se encuentran en valores inferiores a los U$D 20 a pesar de la increíble recuperación de los últimos 3 días. El precio del Petróleo nos dice que el comercio, el transporte, el turismo y muchas otras áreas de la economía se verán resentidas por mucho tiempo y que los actuales stocks son tan altos que ni siquiera hay lugar dónde guardarlo. El precio del petróleo deja claro que la recuperación global no será para nada rápida. Recordemos que no hay precedentes de “haber apagado el mundo” un par de meses. ¿Cuánto nos costará volver a prenderlo?

También quiero traer a la mente del lector el fenómeno del superciclo de commodities. Recordarán que durante muchos años a principios de este siglo XXI los commodities tuvieron precios inusitadamente altos, los commodities agropecuarios especialmente. Gran parte de esto fue por el despertar de la economía de China que pasó a demandar progresivamente mayores cantidades de comida para alimentar una población enorme que podía salir de la pobreza y el consumo de lo producido domésticamente. Pero hubo un segundo componente a este superciclo que fue las enormes inyecciones de capital que hicieron los principales bancos centrales del mundo para ayudar al crecimiento económico. Si se imprime mucho de una moneda esa moneda se deprecia contra otras (los argentinos lo sabemos bien). Pero si se imprime mucho de todas las monedas del mundo lo que sube de precio son los activos no monetarios. En este momento, lo que estamos viendo es una terrible expansión monetaria global.

Por último, estamos viendo un forzado cambio de hábitos. Muchos de ellos, llegaron para quedarse como los relacionados a la tecnología y la comunicación remota. ¿Qué sentido tiene para las empresas pagar caros alquileres de oficina para que la totalidad de los empleados puedan trabajar cómodos si pueden trabajar igual de bien desde su casa y prefieren hacerlo?

Tenemos que pensar en nuestro portafolio de inversiones de una manera distinta que lo pensábamos hace 3 meses atrás. Los bonos simplemente no rendirán lo suficiente si son seguros y muchos países y empresas tendrán problemas crediticios. Las empresas prósperas de hace 3 meses no son las mismas que las de ahora e inversiones como el oro que desde el 2012 hasta 2019 fue un lastre en cualquier portafolio, hoy pueden protegernos.

CPN Guillermo F. Williams

Asesor Financiero

Te puede interesar